Bárcenas y los sobresueldos, nuevos problemas para el PP madrileño

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La polémica por los presuntos sobresueldos pagados por Luis Bárcenas ha desatado un nuevo huracán en el PP madrileño. El portavoz de los populares en la Asamblea de Madrid y hombre de confianza de Aguirre, Íñigo Henríquez de Luna, ha cargado contra la decisión de la diputada autonómica y expresidenta de CDS, Teresa Gómez-Limón, de exigir a Rajoy que haga públicos los nombres que recibieron estos supuestos sobres.

El burofax enviado a Génova por Gómez-Limón para “que se aclare el ‘caso Bárcenas’” ha enervado a los máximos responsables del PP madrileño, que han cargado con dureza contra la sustituta de Esperanza Aguirre en su escaño en la Asamblea regional tras la decisión de esta última de abandonar la primera línea política.

El primero en arremeter contra la parlamentaria autonómica ha sido el portavoz del PP en la Cámara madrileña. Henríquez de Luna ha acusado a la que fuera presidenta de CDS y candidata de esta formación en las generales de 2004 de llevar a cabo esta iniciativa a espaldas del partido.

“Yo como portavoz no he recibido ni una llamada. Ni siquiera la comunicación del burofax”, aseguró ayer Henríquez de Luna, que tildó de “insolidario y desleal” que Gómez-Limón exija explicaciones a Rajoy “sin esperar a que los órganos del partido hagan su trabajo previamente”.

Y es que, el entorno de Aguirre quiere evitar entrar en la polémica por los supuestos sobres con dinero en ‘negro’, ya en su opinión es un problema de la dirección nacional del PP, en general, y de Mariano Rajoy, en particular, que es quién nombró tesorero a Bárcenas.

De ahí la llamada al orden de Henríquez de Luna a una diputada con un pasado bastante peculiar.

Antes de ‘heredar’ el escaño de Esperanza Aguirre en la Asamblea madrileña, Gómez-Limón lideró el Centro Democrático y Social (CDS) que fundó Adolfo Suárez hasta el punto de ser la candidata por este partido en las elecciones generales de 2004. Unos comicios en los que rivalizó con el propio Rajoy con un discurso muy crítico.

Precisamente, Gómez-Limón acordó con el líder del PP en 2006 el ingreso de la CDS en las filas populares.