El ‘caso Niemeyer’, otra bomba de relojería contra Ana Botella

Ana Botella, alcaldesa de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los problemas se le amontonan a Ana Botella. A las irregularidades en seguridad detectadas en las instalaciones del ayuntamiento tras la tragedia del Madrid Arena, la alcaldesa tiene ahora ante sí una ‘bomba de relojería’ a punto de estallar. Su gran fichaje para coordinar los teatros de la capital, Natalio Grueso, ha sido citado como imputado por un presunto delito societario por su gestión en el Centro Niemeyer.

El intento de la alcaldesa de Madrid de contar con una figura de relevancia en el mundo cultural para el Área de Artes Escénicas del consistorio puede traer cola. Natalio Grueso, que apenas lleva un año en su cargo, ha sido imputado junto a su esposa y colaboradora del Centro Oscar Niemeyer, Judit Pereiro, y un técnico de la agencia de viajes de El Corte Inglés, José María Vigil, por un delito societario por supuestas “irregularidades” en la gestión de esta entidad cultural.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Avilés, según recoge la prensa asturiana, ha citado a estos exresponsables del centro del Principado en la investigación que ha abierto por supuestos viajes no justificados a cargo de la contabilidad del Niemeyer. Grueso y el resto de imputados deberán comparecer el 7 de febrero en los tribunales.

Una cita con los juzgados que pone contra las cuerdas al elegido por Botella para coordinar y gestionar todos los teatros y centros culturales de la capital a escasos días de que el propio Grueso vaya a presentar sus ofertas culturales para este 2013. Unas propuestas que se centraban en las obras de Mario Vargas Llosa, con el que mantiene una estrecha relación, para el Teatro Español.

Y es que, precisamente, sus amistades en el mundo de la cultura y sus amplios contactos, entre los que también se encuentra Woody Allen, fueron los principales motivos para que le fichara Botella. Con este nombramiento, la alcaldesa quería responder a la decisión de Esperanza Aguirre de elegir en 2009 a Alberto Boadella para la dirección de los Teatros del Canal.