El futuro del Valencia CF desata una nueva batalla en las filas del PP de Fabra

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los problemas de la Fundación del Valencia CF para pagar a Bankia han provocado que la Generalitat se tenga que hacer cargo del club. Una situación que ha derivado en un nuevo dolor de cabeza para Alberto Fabra, que ha visto cómo el futuro del equipo ‘Che’ ha desatado una batalla interna en el PP valenciano ante los deseos de Alfonso Rus de convertirse en presidente del club.

Las espadas vuelven a estar en todo lo alto en el PP valenciano. Esta vez, por el Valencia CF. La incertidumbre en la que se encuentran los ‘chicos’ de Ernesto Valverde ha sido aprovechada por el presidente de la Diputación de la capital del Turia, Alfonso Rus, para recordar sus ansias de presidir el club ‘Che’. Un deseo desde que hizo “la Comunión”, ha llegado a asegurar este dirigente popular.

Una meta que no se ve con buenos ojos desde la Generalitat valenciana. Desde el entorno de Alberto Fabra se oponen a que el principal equipo de la región caiga en manos de uno de los principales críticos, junto a Rita Barberá, con el liderazgo del líder popular. Cargo que le daría más notoriedad y proyección mediática que la Presidencia de la Diputación de Valencia que actualmente ostenta.

De hecho, según informa valenciaplaza.com, Rus ha mantenido en las últimas semanas diversos encuentros con inversores y abogados para estudiar sus opciones para presidir el Valencia CF.

Ante todo, esto el ejecutivo de Fabra no se ha quedado de brazos cruzados. Hoy mismo, el vicepresidente y portavoz del Gobierno valenciano, José Ciscar, ha propuesto que las acciones del equipo sean vendidas a los aficionados y no caigan en manos de inversores, como parece que ha estado planeando Rus.

“¿Y por qué tiene que ser un inversor o una empresa quién compre el Valencia CF y no los aficionados?” se ha preguntado Ciscar que ha destacado que el equipo ‘Che’ “es un club muy apetecible, hay muchos interesados y cada día más”.

Toda esta lucha interna en las filas del PP valenciano se produce después de que la Fundación Valencia, principal accionista del club con el 70,4% del capital, haya reconocido la imposibilidad de devolver a Bankia el préstamo de 81 millones de euros que permitió al patronato hacerse con el control del equipo en 2009. El próximo 31 de enero vencerían los intereses de 4,8 millones correspondientes a 2012.