Las farmacias acusan a Guindos de beneficiar a las multinacionales con la liberalización del sector

Farmacia de un barrio de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los farmacéuticos no van a permitir que el Gobierno liberalice el sector para permitir la entrada de grandes multinacionales, como prevé el Anteproyecto de Ley de Servicios Profesionales que prepara el Ministerio de Economía. Las asociaciones que representan a este colectivo han iniciado una campaña contra las pretensiones de Luis de Guindos de crear cadenas de farmacia porque “llevaría a la ruina” a cientos de boticarios.

La Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE) y la Federación Nacional de Oficinas de Farmacia (FENOFAR) se han unido para luchar contra la nueva medida planteada por el Gobierno, que pretende dar vía libre a la apertura de boticas sin control. Una idea que ocasionaría, según han indicado estas asociaciones en un manifiesto, “graves consecuencias” para los pacientes y la Sanidad española.

El Anteproyecto del Ministerio de Economía, filtrado a finales de diciembre, establece que el farmacéutico ya no ostentará la exclusividad de la propiedad y titularidad de las oficinas farmacéuticas. De esta forma, se da vía libre para la apertura de boticas aunque se reserva la dirección de la farmacia para el farmacéutico.

Esta norma sólo serviría para dar entrada a grandes multinacionales, que podrían ostentar la propiedad de los establecimientos, lo que llevaría a la ruina a cientos de pequeñas farmacias, indican los farmacéuticos. Concretamente, FEFE estima que si la iniciativa de Guindos llega a realizarse tres de cada cuatro boticas cerrarán y se pondrá en riesgo la continuidad de 22.000 autónomos y 60.000 puestos de trabajo directos.

Las asociaciones que representan a los boticarios indican que la iniciativa de Guindos “dejaría en manos de grandes capitales un servicio esencial y de interés público como el farmacéutico, donde la Administración poco o nada podría intervenir en ese libre mercado”.

Asimismo, consideran que con su desarrollo se “pondría en riesgo el acceso de los pacientes a su medicación”, puesto que, “debido a intereses comerciales, dejaría de estar garantizada la proximidad y capilaridad de las farmacias”.

El manifiesto elaborado por estas asociaciones ya ha sido firmado por CEPYME, AESEG, COFAM88 (Club de Opinión Farmacéutico Malagueño), CES (Confederación Empresarial Sevillana) y La Cámara de Comercio de Santiago de Compostela.