Pío García Escudero y Ana Mato se cuelan en las quinielas de posibles sucesores de Ana Botella

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El desgaste que para Ana Botella ha supuesto la tragedia del Madrid Arena aleja cada vez más la posibilidad de que lidere la candidatura del PP al Ayuntamiento de Madrid en los comicios municipales del 2015. Por ello, la lista de posibles sucesores no deja de incrementarse, y a Cristina Cifuentes y Concepción Dancausa se han unido ahora dos nombres: Pío García Escudero y Ana Mato. 

La carrera por ‘heredar’ el poder de la alcaldesa de Madrid se recrudece. Cada vez son más los que quieren hacerse con este puesto, y según se dice en algunos mentideros políticos de la capital las quinielas cuentan desde hace días con nuevos candidatos a suceder a Botella.

La especulación es la nota más repetida, tanto que incluso en estas listas se ha ‘colado’ un nombre que los analistas políticos consideran bastante improbable para hacerse cargo del Ayuntamiento. Se trata de la actual ministra de Sanidad, Ana Mato, quien nada más convertirse en candidata ha sido descartada por muchos entendidos en la materia por su relación con la trama Gürtel.

Según se rumorea la suya es una candidatura ‘sin base’ lanzada por diversos círculos del PP con el objetivo de ‘despistar’, sobre todo ante el impulso que parece haber obtenido Cristina Cifuentes en esta carrera. Ana Mato se postula como una sucesora improbable, según comentan algunos analistas, debido a su relación con la trama de corrupción. Concretamente, la ministra estuvo casada con el exalcande de Pozuelo de Alarcón, Jesús Sepúlveda, imputado en el Gürtel por adquirir un coche de María del Carmen Quijano, esposa del cerebro de la trama, Francisco Correa.

Frente a ella, Pío García Escudero es la nueva cara que sí que tiene posibilidades de disputar a Cifuentes o Dancausa la sucesión de Botella. El actual presidente del Senado es un hombre del gusto de Rajoy, ya que conoce a la perfección la política madrileña tras haber pasado por el Ayuntamiento y la Comunidad, y es alguien que en todos estos años se ha mantenido en un segundo plano, alejado de problemas y escándalos.

Aun así, no hay que olvidar a las otras dos ‘contendientes’. La delegada del Gobierno en Madrid, apoyada por el entorno de Esperanza Aguirre, y la concejala de Hacienda, la elegida de Botella para ocupar su puesto en el futuro, están inmersas desde hace semanas en una pugna por lograr el mayor número de apoyos para ser la mejor colocada el día en el que Botella anuncie su retirada de la política municipal.