Rajoy avisa a sus alcaldes de que no le temblará la mano contra la corrupción

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Este sábado ha sido el día en que el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, ha salido al paso de las sospechas sobre prácticas corruptas que desde hace días salpican las filas del Partido Popular. El líder de la formación ha advertido a sus alcaldes de que “si alguna vez tengo conocimiento de irregularidades o conductas impropias, no me temblará la mano”.

El que es también presidente del Partido Popular ha aprovechado su intervención en la XX Intermunicipal, que ha reunido en Almería a alcaldes y altos cargos populares, para recordar a sus compañeros que “una de mis responsabilidades, y no la menor, es que el PP se siga comportando y siga siendo percibido como un gran partido de personas honradas”. Toda una declaración de intenciones tras el escándalo que han suscitado las cuentas bancarias suizas de Luis Bárcenas, extesorero del grupo político.

Antes, Mariano Rajoy, había arengado a sus alcaldes a estar “tranquilos” ante la polémica de que es objeto el PP porque “siempre ha reaccionado con transparencia y rigor”, ha dicho. Además, ha remarcado que el caso de Bárcenas está en manos tribunales y que afecta a una persona que “ya no está” en el partido. Después, sobre los presuntos sobresueldos en dinero negro a altos cargos de la formación, el líder popular se ha remitido a las declaraciones de Javier Arenas, Ángel Acebes y María Dolores de Cospedal. Los tres secretarios del partido han rechazado cualquier implicación en la supuesta trama del extesorero, en línea con lo que ya declaró la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría el pasado viernes.

En el cónclave local de los populares, su líder también ha roto una lanza a favor de la clase política al defender que “no es aceptable que se diga que en política todo es sucio […] porque no es cierto y porque además es injusto”. Asímismo ha instado a su auditorio a “ser más ejemplares si cabe en nuestras conductas porque la gente, y con razón, así nos lo exige”, ha concluido Mariano Rajoy.

Antes de su intervención, los más de 300 asistentes a la Intermunicipal procuraron una prolongada ovación al presidente ge Gobierno. Cosas que, según el líder popular, “ayudan, dan ánimos y muchas fuerzas para seguir adelante”. Una inyección de estima en medio de las múltiples protestas que el caso de Bárcenas está suscitando ante las oficinas de representación del PP en todo el territorio nacional.