Fabra estudia ampliar el cierre de urgencias nocturnas tras la decisión de Cospedal

Alberto Fabra, presidente de la Generalitat valenciana
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La decisión de María Dolores de Cospedal de cerrar las urgencias nocturnas de 21 municipios rurales de Castilla-La Mancha ha traído cola. Alberto Fabra, que este verano suprimió la atención nocturna en varias localidades de Alicante, se plantea ahora ampliar el número de centros cerrados por la noche. Cataluña, Madrid, Extremadura y Castilla y León también han reducido este servicio, y Navarra lo hará a partir de febrero.

La Generalitat valenciana parece dispuesta aprovechar la polémica suscitada por la decisión de Cospedal para que el cierre de urgencias nocturnas que están estudiando llevar a cabo tenga menos repercusión. La consejería de Sanidad valenciana ha dicho estar estudiando esta posibilidad sólo unos días después de que la presidenta de Castilla-La Mancha y secretaria general del PP anunciase la medida.

Según ha indicado el titular de esta cartera, Manuel Llombart, el Ejecutivo autonómico podría llegar a plantearse nuevos cierres si se constatara “una baja frecuentación”, es decir, bajo número de atenciones por noche, en un determinado ambulatorio y siempre que existiera un centro de salud cercano al que derivar.

Eso es precisamente lo que ocurrió el pasado mes de julio, cuando el Gobierno regional cerró este servicio en varias localidades alicantinas. Concretamente, en la comarca de la Marina Alta se cerraron las urgencias nocturnas de los centros de salud de Pedreguer, Gata de Gorgos, Ondara y el Verger, y los pacientes fueron derivados al hospital comarcal de Denia.

Valencia se une así a Cataluña, Madrid, Extremadura y Castilla y León, que también han reducido el servicio de urgencias nocturnas en algunos municipios con la idea de reducir el gasto. Navarra lo hará a partir de febrero.