Ignacio González quiere endeudar Madrid casi el doble de lo que le permite Montoro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, quiere aprovechar la buena racha en la que se encuentra los mercados para colocar las amortizaciones que necesita cubrir en los próximos meses. Por ello, desde el Ejecutivo regional se está presionando al Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro para que le autorice para saltarse la limitación de 1.200 millones y busque comprador para los 2.300 de los 3.415 que le vencen.

La presión sobre España se ha reducido en los últimos meses de manera espectacular. No hay más que recordar la prima de riesgo, hoy en torno a los 340 puntos básicos, algo impensable el pasado verano, cuando la cifra superaba ampliamente los 600. Una situación de la que quiere sacar tajado el sucesor de Esperanza Aguirre.

A pesar de no haber acudido al Fondo de Liquidez Autonómico, la situación de las arcas autonómicas no es precisamente la ideal, por lo que Ignacio González quiere evitar cualquier susto en los próximos meses y quitarse de en medio los préstamos que van venciendo. Para ello, desde el Ejecutivo regional se exige a Montoro que les autorice para colocar las amortizaciones y hacerlo por una cantidad casi el doble que la fijada actualmente.

En concreto, hasta 2.300 millones, tal y como ha destacado en varias ocasiones el consejero de Economía y Hacienda, Enrique Ossorio. "Estamos deseando contar con la autorización, tenemos inversores que siguen interesados pero continúan esperando", aseguraba ante la falta de autorización por parte del departamento de Montoro, ya que "si no se tuerce el mercado, podrían emitir de forma casi inminente los 2.300 millones en amortizaciones".

Y es que, precisamente inversores parece que no es lo que le falta a Ignacio González. Así se demostró el pasado diciembre cuando la Comunidad colocó 1.452 millones de euros, con un cupón medio del 4,20% y un plazo de dos años (2014) en una “operación bilateral” con la que completó a sólo un mes de que termine el año, la totalidad de su programa de colocación de deuda para este ejercicio, que incluía un total de 4.500 millones de euros. Unos compradores cuyos nombres se desconocen.
“Nos han pedido máxima discreción, por lo que no queremos comunicar el nombre de estos inversores”, señalaron en su día a EL BOLETIN fuentes del departamento de Economía de la Comunidad que se limitaron a desvelar que eran de fuera de la zona euro.

Este interés por las necesidades de financiación de Madrid podría continuar, aunque sin la mencionada autorización de Hacienda, González podría quedarse sin colocar los préstamos que le vencen.