El Tea Party de Mario Conde quiere subir el IRPF de los banqueros

El Congreso de la Sociedad Civil que ha impulsado el ex banquero multicondenado Mario Conde como germen de un partido en España similar al Tea Party ha apostado por subir hasta el 70% el IRPF a los presidentes de las entidades financieras. Una medida que ha puesto sobre la mesa el economista y presidente de ‘Libertad Digital’, Alberto Recarte, y que ha contado con el respaldo unánime de las más de 70 asociaciones, entre las que destacan grupos ultracatólicos como Hazte Oír. Precisamente, el líder de este sector ‘ultra’ ha llamado a la sociedad civil ha mostrar en las urnas su malestar con Zapatero.

Recarte ha dado su receta para la necesaria reforma de la Economía y del sistema financiero que necesita España para salir de la crisis. El economista, en una ponencia en el Congreso con el que Conde da un nuevo paso para sondear la viabilidad de un Tea Party español, ha puesto el acento en la puesta en marcha de cambios en torno a los impuestos que atañen a los trabajadores de bancos y cajas, así como un código de conducta “más rígido, claro y exigente”, que permita inspeccionar “los excesos crediticios” y “las inversiones arriesgadas por parte de las entidades financieras”.

Respecto a los mencionados tributos, el economista ha elevado hasta el 70% el IRPF para los sueldos más altos de banqueros y directores de cajas. Una cifra muy superior a la actual. El pasado mes de septiembre de 2010, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó una subida en el tipo máximo del IRPF en el tramo estatal que dejó en el 45% este tributo. Asimismo, en el sector financiero, el ‘amigo’ de Conde ha propuesto negar a la banca la posibilidad de acudir a la subasta de deuda pública.

Esta subida se uniría a otros tributos como el de las rentas de capital, “sin traspasar el límite del 23%, que podría provocar la huida de capitales e incentivar la economía sumergida”, según Alberto Recarte, o el IVA, que llegaría que deberías ascender hasta el 22%.

Este listado de medidas contra la crisis han sido respaldadas por amplia mayoría por los casi 400 asistentes a este cónclave.

Caos.

El caos y el excesivo deseo de protagonismo de algunos participantes se han adueñado del Congreso. Las votaciones que se han hecho de las diferentes ponencias escuchadas han sido confusas –a mano alzada y con sendas cartulinas con un ‘SI’ o un ‘NO’- y se han repetido ante la incapacidad de conocer el resultado de las mismas. Una situación que se ha mezclado con las continuas llamadas de atención de los responsables de este congreso a algunos intervinientes por querer estar más tiempo del fijado en la tribuna.

La meticulosa organización con la que el entorno del ex banquero y las casi 70 organizaciones civiles habían preparado su primer cónclave se ha venido abajo tras la ponencia del presidente de ‘Libertad Digital’ y economista, Alberto Recarte. Su explicación sobre las reformas económicas y financieras que necesita España, como todas las ponencias, ha dejado paso a un listado de enmiendas defendidas por Manuel Cacín Barbero. Una intervención que se ha extendido más en el tiempo de lo esperado. Hasta en tres ocasiones le han llamado la atención los responsables del Congreso, incluso, el propio Recarte ha tomado la palabra para mostrar su oposición al “microrelato” que estaba haciendo Cacín de las enmiendas.

La situación ha sido tal que estos responsables han quitado la palabra al defensor de las enmiendas para que se comenzara el turno de la votación de la misma. Un proceso que ha derivado en un nuevo caos. Las cartulinas con ‘SI’ y ‘NO’ sobre lo expuesto por Cacín se entremezclaban, incluso algunos votaban ambas cosas. Un desorden que ha terminado con una pausa para un café.

“Hacerse oír”.

Antes de este caos y de las propuestas de Recarte, otro de los ‘amigos’ de Conde, el presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, ha inaugurado este cónclave con una llamada a que los ciudadanos que en su día reaccionaron contra la llegada de José Luis Rodríguez Zapatero al poder en 2004 se hagan “oír” y “participen con su voto” en las próximas elecciones generales del 20 de noviembre.
El líder de los ultracatólicos ha arremetido contra la clase política, “cada vez más alejada de la sociedad”, aunque ha destacado que esta situación empezó a cambiar en el año 2000 con la aparición de algunos grupos civiles.

Un germen que se convirtió cuatro años después, con la llegada de Zapatero al Gobierno, en el nacimiento de medios, blogs, foros y redes sociales que clamaban por la importancia de escuchar a la sociedad civil en temas como las víctimas del terrorismo.

Ahora, a las puertas de unas elecciones generales, Arsuaga ha llamado a “participar con nuestro y voto y hacernos oír”.