Carlos Fabra presiona a la Generalitat para que acepte la oferta por el aeropuerto de Castellón

Aeropuerto de Castellón en la Comunidad de Valencia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El exlíder del PP de Castellón, Carlos Fabra, quiere que la Generalitat valenciana acepte como sea la oferta de 200 millones de euros que un grupo empresarial hispanolibio ha presentado para adquirir el aeropuerto sin aviones de esta provincia. Para ello, ha recordado a Alberto Fabra que la construcción “no le ha costado ni un duro” al Gobierno autonómico y que el ‘desembarco’ de estos inversores  creará 1.700 empleos, incluso “alguna aerolínea debajo del brazo”.

El siempre polémico expresidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, ha vuelto a ser noticia ante los deseos de un grupo empresarial extranjero de hacerse con el único aeropuerto que tiene esta provincia. Un anuncio que él  mismo hizo como máximo responsable de Aerocas (empresa que gestiona el aeródromo).

Precisamente, por el cargo que ostenta actualmente y por tratarse de su proyecto estrella, Fabra no está dispuesto a que la venta del llamado aeropuerto sin aviones fracase por culpa de la Generalitat valenciana, que es quién debe dar el visto bueno a esta transacción. Para ello, en las últimas horas está recordando al presidente del Gobierno autonómico, Alberto Fabra, los suculentos ‘beneficios’ que esta venta conllevaría para la región.

Según el diario Lasprovincias.es, el que fuera líder del PP de Castellón ha recordado a Fabra que a su Ejecutivo “no le ha costado ni un duro” la construcción de este aeropuerto, por lo que no perdería nada con la operación. Todo lo contrario, la adquisición del aeródromo por parte de estos inversores hispanolibios, cuyos nombres se desconocen, traerán la creación de hasta 1.700 puestos de trabajo, incluso una aerolínea de bajo coste. De ser así, esto daría un importante impulso a la delicada situación económica por la que pasa la región levantina tras el pinchazo del boom inmobiliario.

Las presiones de Carlos Fabra se producen después de que el consejero de Economía de la Generalitat, Máximo Buch, llamara a la calma ante la euforia que se había desatado por el anuncio de la mencionada oferta de compra. “Todavía queda un largo camino por recorrer y si no llegáramos a buen puerto con esta tenemos otras vías alternativas ya que pueden ser otros inversores los interesados”, señaló ayer Buch que ha llegado a asegurar que incluso estudiarán otras alternativas por si las negociaciones se rompen.

A esta prudencia se ha sumado el propio Alberto Fabra que ha matizado que la oferta de 200 millones no es tal, sino que “es menor a los 100 millones de euros”, ya que el resto del dinero sería para obras e inversiones en la instalación aeroportuaria