Los farmacéuticos aseguran que los formularios de insumisión al euro por receta se han agotado en una semana

Farmacéutica dispensando medicamentos
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Javier Fernández-Lasquetty ha conseguido ponerse en contra a toda la comunidad sanitaria madrileña. A médicos, enfermeras y demás profesionales se han unido ahora los farmacéuticos, que han desmentido las palabras del consejero de Sanidad, quien aseguró que la insumisión al euro por receta era “ínfima”, asegurando que se han agotado los formularios que hay que rellenar para no pagar la tasa en la primera semana de su aplicación.

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), Alberto García Romero, aseguró ayer que se habían agotado en tiempo récord los formularios de insumisión que se habían repartido en las farmacias en los primeros días del nuevo copago. Según sus datos, la consejería dirigida por Lasquetty debería haber recibido ya miles de escritos de los madrileños que se han negado a pagar el euro por receta.

“Estamos llegando al límite de la burocracia”, dijo García, quien indicó que “los formularios están hechos para un número mínimo de insumisos, como ocurrió en Cataluña, donde se registraron un total de 4.500 negativas por mes”.

Unos datos que no se corresponden con los aportados por Lasquetty, que aseguró en la COPE que el número de insumisos no llegaba al “uno por mil” de habitantes en la Comunidad de Madrid. Una teoría que hoy mismo ha defendido el presidente regional, Ignacio González, en una entrevista en Los Desayunos de TVE, donde ha asegurado que es “absolutamente falso” que se hayan producido miles de rechazos a abonar esta tasa.

El jefe del Ejecutivo autonómico ha explicado que en los ocho primeros días de aplicación se han expedido un total de 1,6 millones de recetas, de las cuales, 1,4 millones son las que han estado sujetas al pago del euro. También ha indicado que las insumisiones apenas han superado las 4.000, precisamente cercana al tope que los farmacéuticos aseguran que se ha impuesto al mes.