Los médicos madrileños cambian de estrategia para prolongar sus protestas en 2013

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Los profesionales de la Sanidad pública seguirán mostrando durante todo 2013 su rechazo a los recortes y privatizaciones aprobados por Ignacio González, aunque conscientes del elevado coste que supone mantener una huelga han decidido cambiar de estrategia. Ya han empezado a organizar nuevas movilizaciones, entre ellas acudir a la Cabalgata de Reyes ataviados con las ‘batas blancas’ o protestar cada semana en Sol.

Los médicos quieren dar un giro de 360 grados a sus protestas. Este cambio de rumbo ya se planteaba hace unas semanas ante la certeza de que la Comunidad de Madrid acabaría aprobando los recortes sanitarios anunciados, aunque no ha sido hasta ahora, con la llegada del nuevo año, cuando han empezado a oírse las primeras ideas para transformar las movilizaciones y asegurar así que se mantienen en el tiempo.

Según indicaron los sindicatos sanitarios, mantener la huelga tenía sentido sólo si los recortes no salían adelante, pero con la ley en la que se contempla la privatización de seis hospitales y el 10% de los centros de salud regionales ya aprobada, el coste económico sería demasiado alto para los profesionales de la Sanidad y se hacía necesaria una revisión.

Por ello, los médicos ya han empezado a dar diversas ideas para prolongar las movilizaciones durante todo el año, entre ellas acudir a la Cabalgata de Reyes que se celebra en el centro de Madrid ataviados con ‘batas blancas’ y pancartas de rechazo a las medidas impulsadas por Ignacio González.

Aunque no es la única idea de la que están hablando los profesionales de la Sanidad. También proponen, según se puede leer en redes sociales como Twitter o Facebook, reunirse todos los viernes en la Puerta del Sol, frente a la sede de la Comunidad de Madrid, o ir todos los jueves por la tarde a la Consejería de Sanidad “a dar guerra”.

Otra de las propuestas consiste en programar paros de dos horas, aunque hay algo que sí está claro y en lo que todos los profesionales parecen estar de acuerdo: las nuevas protestas deben ser acciones consensuadas y sobre todo contundentes, porque “no nos queda otra” ante las privatizaciones que se llevarán a cabo en los próximos meses en la región.

En los próximos días tienen intención de fijar un nuevo calendario de movilizaciones, por lo que siguen admitiendo ideas con las que dejar claro a Ignacio González que ‘ La Sanidad pública no se vende, se defiende’.