Los senadores del PSOE llevarán el euro por receta de Madrid ante el Constitucional

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Tomás Gómez ha anunciado que los senadores del PSOE presentarán la próxima semana un recurso ante el Tribunal Constitucional contra el euro por receta de Ignacio González. El secretario general de los socialistas madrileños ha dicho también que el sucesor de Esperanza Aguirre tendrá que pagar de su bolsillo los gastos que conlleve la puesta en marcha de esta tasa.

Así lo ha indicado en una visita al hospital de Collado Villalba, todavía sin inaugurar aunque desde enero costará a la Comunidad de Madrid más de 900.000 euros al mes, que pagará a Capio, a la que se adjudicó la gestión de este centro, en concepto de gastos de mantenimiento.

Gómez ha exigido de nuevo al PP que retire los planes de privatización de seis hospitales madrileños, y ha instado al Gobierno central a que recurra ante el Constitucional la tasa del euro por receta en Madrid, tal y como anunció que haría a mediados del mes de diciembre contra Cataluña alegando que la misma medida aplicada por la derecha catalana de CiU es inconstitucional.

Respecto al hospital de Collado Villalba el líder de los socialistas madrileños ha indicado que “responde al modelo de hacer negocio con la enfermedad de todos”. “No es verdad que la sanidad privada funcione mejor”, ha aseverado Gómez, quien ha recordado que “de hecho las obras llevan meses de retraso y no hay fecha de apertura”.

“La Sanidad privada es más cara pues introduce intermediarios en el sistema”, ha señalado tras explicar que este hospital tuvo un coste de obra de 110 millones y en los 30 años de concesión los madrileños pagarán unos 1.800 millones de euros a Capio.

Nadie entiende, ha señalado Gómez, que cierren el prestigioso Instituto Cardiológico público diciendo que el Gobierno de Madrid no dispone de 700.000 euros y sí haya para dar un millón al mes a una empresa privada por un hospital cerrado, algo que supone “una tomadura de pelo” para todos los madrileños.