La crisis provoca un agujero de 6.000 millones de euros en las arcas autonómicas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las Comunidades Autónomas (CCAA) deben al Estado 6.000 millones de euros, según informó hoy la vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado. Esta deuda correspondería al diferencial entre los anticipos a cuenta que el Gobierno central ha dado a las comunidades, y a la recaudación efectiva a través de los impuestos, que se ha visto mermada como consecuencia de la crisis económica. Por ello, Salgado anunció una moratoria en el pago de la liquidación de esta deuda, que se empezaría a pagar a plazos en 2011, por un período de cuatro años.

Esto ha provocado las críticas del PP. Así, el portavoz económico en el Congreso, Cristóbal Montoro, aseguró en una entrevista en la Cope que «nuestro sistema de autonomías se financia cada año con lo que el Estado les da previendo como van a ir los ingresos del año siguiente». Sin embargo, «como se han desplomado los impuestos del 2008 y más los del 2009, las comunidades tienen que devolver». Es decir «es como si hubieran estado sobrefinanciadas».

De esta manera «la devolución va a ser más importante que lo que el Gobierno dice que está poniendo de nuevos recursos y nos vamos a encontrar en el 2010 con que las comunidades se van a ver obligadas a hacer un presupuesto con menos ingresos que en 2009». Por ello, aseguró que «la chequera no tiene otro fondo que nuestros impuestos y la deuda pública», y que el Gobierno «está abusando de la deuda pública, que lo que hace es traer más crisis». «Es un Gobierno que está tirando la casa por la ventana y esto nos lleva a una situación cada vez más grave y más crítica», ha insistido.

Por su parte, la diputada del PP por Cantabria y portavoz adjunta de Hacienda en la Comisión de Economía del Congreso, Ana Madrazo, aseguró que el nuevo modelo de financiación va a suponer «menos dinero» para todas las comunidades, incluida Cantabria, aunque dijo desconocer el «efecto» concreto que va a tener en la región ya que «la ministra no ha aportado cifras desglosadas por autonomías». En este sentido, la diputada achacó la devolución de los 6.000 millones de euros a la «pésima previsión» de ingresos, «que han sufrido una disminución vertiginosa», que hizo el Estado para los ejercicios 2008 y 2009.

Sobre esta disminución de ingresos, la vicepresidenta aseguró que en la negociación de los próximos presupuestos generales se «revisarán todos los tipos impositivos», aunque el objetivo principal del Gobierno pase por «potenciar la recuperación económica, lo que ayudaría a remontar la recaudación».

«No es oportuno por mi parte manifestar una opinión personal, pero lo que está claro es que para la consolidación fiscal que nos pide la Unión Europea, es recuperar la senda de crecimiento, por lo que todo lo que hagamos tendrá que ser compatible con este objetivo», explicó Salgado. Según la ministra, «ya se han anunciado algunas medidas impositivas, que no tienen porqué ir relacionadas con la subida de impuestos».