La Marea Verde desata divisiones entre los sindicatos de profesores de Castilla La Mancha

Los sindicatos de profesores de Castilla-La Mancha no se han puesto de acuerdo para elaborar un calendario de movilizaciones y protestas que muestre la repulsa de la Marea Verde a los recortes de la presidenta regional, María Dolores de Cospedal. Según ha asegurado a EL BOLETÍN el presidente regional de ANPE, Juan Carlos Illescas, STE ha roto la unidad al convocar por su cuenta una huelga para el próximo 5 de octubre.

En concreto, Illescas ha tildado de desleal la actitud del Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza (STE), que “ha dado la espantada” y ha presentado un planteamiento cerrado con su propuesta de huelga. Tras intentar acercar posturas y no conseguirlo, ya que según el presidente de ANPE ninguno de los demás sindicatos se ha unido a su convocatoria, STE ha abandonado la reunión, rompiendo así “la unidad sindical” que hace falta para oponerse a los recortes de Cospedal.

Una postura que también ha defendido, en una conversación con este diario, Alfonso Gil, secretario regional de la Federación de Enseñanza de CCOO de Castilla-La Mancha. Según Gil, STE se ha presentado a la reunión de esta mañana, en la que pretendían buscar fechas y un “formato de huelga que pudiera ser asumidos por todos”, con una convocatoria unilateral de paros para el día 5 de octubre, una jornada para la que todos los sindicatos habían preparado una manifestación y diversas movilizaciones con el fin de concienciar a la sociedad.

Los primeros síntomas de desunión sindical ya se vieron en Madrid la semana pasada, cuando CCOO fue el único que convocó y secundó la huelga el día 22, tras los dos días de paro conjunto que se sucedieron de la mano de todas las organizaciones sindicales de enseñanza de la capital.

Algo que parece no suceder en Galicia, donde la Marea Verde de profesores secundará mañana la segunda huelga de docentes que se ha convocado desde que comenzó el curso escolar, tras el paro que protagonizaron el pasado 21 de septiembre para rechazar la reorganización del horario lectivo impulsada por el presidente regional, el popular Alberto Núñez Feijóo. Además, también se celebrará una nueva manifestación que recorrerá las calles de Santiago de Compostela. Los sindicatos han mantenido esta convocatoria porque, tras las movilizaciones de la semana pasada, la Xunta sólo ha hecho “declaraciones para desprestigiar” el trabajo de los profesores.

En Castilla-La Mancha, STE ha asegurado, a través de un comunicado, que han optado por los paros para exigir a Cospedal que retire el Plan de Garantías que ha impulsado tras salir elegida el pasado mes de mayo y que dejará “en el paro a unos 1.345 profesores”. STE ha lamentado también que el resto de sindicatos “hayan roto la unidad conseguida” entre los docentes y que “dilaten una respuesta al ataque a la escuela pública que suponen estos recortes”.

No obstante, parece que la cosa no es así, ya que tanto CCOO como UGT preparan una ‘huelga de tizas’ contra los recortes impuestos por la presidenta de Castilla-La Mancha. El secretario regional de la Federación de Enseñanza de CCOO, Alfonso Gil, ha asegurado a EL BOLETÍN que estos dos sindicatos instarán a la ‘Marea Verde’ de profesores a acudir a la huelga que, previsiblemente, convocarán para el próximo 18 de octubre.

Sin embargo, Gil ha señalado que su respuesta a los recortes de Cospedal dependerá del resultado de la reunión que mantendrán mañana los sindicatos con la Administración regional. En esta reunión, según el miembro de CCOO, los representantes de los profesores esperan que el Gobierno dé marcha atrás en su política de recortes y se muestre dispuesto a instaurar un calendario de negociaciones que evite esta “lesión grave de la calidad de la enseñanza pública”.

El secretario regional de CCOO ha asegurado también que, además del calendario de negociación, los sindicatos esperan que la Administración retire los decretos que supondrán el despido de cientos de profesores en la región, ya que ellos no serán “cómplices” de esas medidas de recorte impulsadas por Cospedal.