El Gobierno intenta indultar a 110.000 ‘ricos’ para que no paguen el nuevo Impuesto de Patrimonio

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha intentado hoy eximir a 110.000 contribuyentes del pago del Impuesto de Patrimonio que se aprobará este viernes. En concreto, el portavoz del Ejecutivo y ministro de Fomento, José Blanco, ha apuntado esta mañana que sólo serán 90.000 las grandes fortunas que se verán afectadas por este tributo. Pocas horas después, el candidato socialista a La Moncloa e impulsor de la idea de recuperar el gravamen, Alfredo Pérez Rubalcaba, reconocía que serán al menos 200.000 los españoles que pagarán esta nueva cantidad a Hacienda.

El ex ministro de Interior ha realizado estas estimaciones en una entrevista concedida a Telecinco. No obstante, puede que los ciudadanos que tengan que hacer frente al nuevo gravamen sean, finalmente, bastantes más, ya que Rubalcaba ha reconocido, tras señalar que es un esfuerzo que se “tiene que hacer”, que se podría hablar de hasta 300.000 contribuyentes.

Además, Rubalcaba ha puesto como ejemplo un umbral de “tres o cuatro” millones de euros a la hora de hablar de la configuración de este impuesto, aunque ha recordado que la decisión sobre el umbral que se aplicará corresponde al Gobierno. Algo en lo que también ha discrepado de Blanco, que esta mañana ha reconocido, en una entrevista concedida a la Cadena Cope, que los afectados serán aquellos cuyo patrimonio supere el millón de euros, tras anunciar que el Ejecutivo espera recaudar unos 1.000 millones con la restauración de este impuesto, que se eliminó hace cuatro años.

Esfuerzo. Rubalcaba ha vuelto a defender que es justo gravar más a quienes tengan un patrimonio mayor, y ha comentado que se trata de un esfuerzo “razonable” que “se tiene que hacer” para fomentar, entre otras cosas, el empleo juvenil.

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno ha ironizado también sobre el hecho de que haya dirigentes políticos que ya se han quejado porque haya sido él quien haya propuesto la reposición de este impuesto. Lo hizo porque es la opción “más justa y más sensata” entre todas las posibles.