La mayoría de los parlamentarios tendría que pagar un eventual impuesto para ricos

Las declaraciones patrimoniales de los parlamentarios españoles se han revelado como algo, cuanto menos, interesante. Tras conocer los primeros datos se deduce que la mayoría de los diputados y senadores tendría que pagar un impuesto para ricos, ya que la suma de sus bienes suele superar el millón de euros. Aunque no todos tienen esas fortunas. Tomás Gómez se perfila como uno de los parlamentarios más ‘pobres’.

Las publicación de los bienes patrimoniales de sus señorías se ha saldado con más de una anécdota. La curiosidad que generaba desde primera hora de la mañana conocer cuáles eran las posesiones de algunas de las figuras más importantes del panorama político actual ha provocado el colapso de las páginas web del Congreso y el Senado, aunque los datos que se han conocido bien merecían la pena.

Sin duda, las declaraciones presentadas por los candidatos del PP y el PSOE a las próximas elecciones generales se han llevado gran parte de la atención de los curiosos internautas. Mientras que el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba ha presentado un formulario en el que revela que su patrimonio, entre bienes y participaciones accionariales, supera el millón de euros, cifra a la que hay que sumar casi medio millón más como parte de una herencia de sus padres, el popular Mariano Rajoy tampoco se ha quedado atrás. El documento presentado por el líder de la oposición revela que posee cuatro pisos, un garaje y otra serie de bienes e ingresos que superan el medio millón, por lo que su patrimonio supera ampliamente los 800.000 euros.

Aunque estas no han sido las únicas notas curiosas de los datos desvelados hoy a una iniciativa de los propios órganos parlamentarios, que el pasado 19 de julio acordaron publicar las declaraciones patrimoniales de sus señorías.

En este sentido, las posesiones del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, también ha despertado el interés de los internautas. Según ha declarado, no arrastra ninguna deuda con los bancos y tiene casi 35.000 euros en una cuenta corriente que comparte con su mujer, todo ello junto a tres planes de pensiones, una parcela en León y 120.000 euros obtenidos con la venta de un inmueble.

No obstante, ni Zapatero ni el propio Rubalcaba son los miembros más ricos del PSOE. Con este título se alza, sin ninguna duda, el presidente del Congreso, José Bono, que ha declarado más de un millón y medio de euros sólo en participaciones de la empresa Hípica Almenara. A ello hay que sumarle tres inmuebles en Alicante, Toledo y Albacete, y un Chevrolet. Además, tiene dos deudas contraídas en forma de hipotecas que también superan el millón de euros.

Aunque estos datos son quizá algo más elevados de lo esperado por los españoles debido a la crisis económica que azota el país, no todos poseen tan ‘inmensas’ fortunas. Es el caso del senador madrileño Tomás Gómez, que ha declarado la mitad de una vivienda, una cuenta con 1.400 euros y dos vehículos.

Bienes patrimoniales de otros diputados y senadores

Manuel Fraga, fundador del PP, se ha alzado como el ‘senador del millón de euros’ tras declarar una cuenta corriente con 127.000 euros, acciones y fondos de inversión por valor de unos 720.000 euros, y un plan de pensiones de 119.439 euros

Elena Salgado, ministra de Economía, cuenta con un piso en Los Alpes y más de medio millón de euros en cuentas corrientes, cuentas de ahorro, depósitos y fondos a renta fija. También ha declarado una vivienda en Madrid y una plaza de garaje.

Javier Arenas, presidente del PP andaluz, que tiene 14.800 euros en acciones de Telefónica, ha declarado dos pisos, dos vehículos y un saldo en varias cuentas que supera los 11.000 euros.

El senador popular Francisco Granados invirtió 7.500 euros en la OPS de Bankia. Posee también tres viviendas en Madrid, una en Málaga y cuatro plazas de garaje.

Gaspar Llamazares, diputado de IU en el Congreso, cobró 643 euros por dar conferencias y posee más de 300.000 euros en cuentas corrientes y de ahorro.