La izquierda y los sindicatos exigen a Rajoy que convoque un referéndum sobre los recortes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El coordinador general de IU, Cayo Lara, que se ha erigido en una especie de portavoz de la oposición tras los severos recortes aprobados por el Ejecutivo, fue el que dio el pistoletazo de salida cuando aseguró que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, debería convocar un referéndum porque está haciendo «lo contrario» de lo que prometió en su programa electoral, de modo que los ciudadanos deberían decir si están de acuerdo o no con sus medidas.

Lara justificó su petición en que se está produciendo un «fraude al electorado» porque el Gobierno no está haciendo lo que dijo y cuando toma sus medidas, a su juicio, no se explican a la ciudadanía. «Lo que no podemos tener es un presidente del Gobierno que ha dicho hay que hacer lo que haya que hacer y si es lo contrario de lo que dijimos que había que hacer, lo haremos. ¿Eso qué es? En ese caso hay que convocar un referéndum porque si es lo contrario de lo que dijo que iba a hacer, que el pueblo opine», ha precisado.

Por este motivo, el Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA ha registrado hoy una iniciativa parlamentaria para que Mariano Rajoy convoque un referéndum y los ciudadanos puedan pronunciarse sobre el último paquete de drásticos recortes aprobados por el Gobierno del PP.

En concreto, la proposición no de ley registrada señala textualmente que “el Congreso de los Diputados insta al presidente del Gobierno a que, de conformidad con lo establecido en el artículo 92 de la Constitución Española, someta a referéndum las medidas de recortes sociales y subidas de impuestos contempladas en el Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad”.

En una rueda de prensa en el Congreso, el portavoz parlamentario de Izquierda Unida, José Luis Centella, consideró hoy más necesaria aún esta consulta, que es demandada por una parte importante de la sociedad, ya que los “duros recortes aprobados la pasada semana”, unidos a la reforma constitucional del pasado mes de agosto pactada por PP y PSOE para fijar un límite del gasto público, “han mermado los derechos sociales y recortado los derechos conquistados”.

A juicio de Centella, el Ejecutivo del Partido Popular ha dado un “golpe constitucional” al haber modificado el Estado autonómico y el modelo de relaciones laborales, medidas que van “claramente en contra de la Constitución”.

Centella consideró que en estos momentos la sociedad se encuentra en una situación de “cabreo generalizado”, por lo que ha advertido de que “algo muy grave” está pasando cuando hay que proteger los alrededores del Congreso para impedir el acceso de los ciudadanos que protestan por estas medidas.

Otras formaciones como el Bloque Nacionalista Galego han seguido el mismo camino. El portavoz del BNG en el Congreso, Francisco Jorquera, ha registrado también una proposición no de ley para que la Cámara inste a Rajoy, a realizar un referéndum sobre los «drásticos recortes» que anunció en la Cámara el pasado miércoles.

A su juicio, el Gobierno no tiene «legitimidad» para aplicar esos recortes y subidas de impuestos, ya que no figuraban en el programa electoral del PP.

En la exposición de motivos de su iniciativa, el BNG considera estas medidas «de extrema gravedad, socialmente injustas y contraproducentes para superar la crisis», y advierte de que provocarán más recesión y desempleo. Además, subraya que suponen una «ofensiva contra el autogobierno autonómico».

En su proposición no de ley, el BNG sostiene que «la ciudadanía debe tomar la palabra y pronunciarse sobre los recortes, de ahí la necesidad de convocar un referéndum para darle voz».

”Situación de guerra”
También los sindicatos exigen que se convoque una consulta ciudadana. El secretario general de UGT de Madrid, José Ricardo Martínez, ha afirmado esta mañana que estamos en «una situación de guerra», incruenta, pero «guerra al fin y al cabo», y su homólogo de CCOO, Javier López, ha señalado que hay que someter a referéndum las medidas de recorte o en su defecto, convocar elecciones anticipadas.

«Estamos en una situación de guerra, incruenta, pero guerra al fin y al cabo», ha aseverado Martínez en rueda de prensa en la sede de UGT, de la que se hace eco Europa Press y donde junto a López ha presentado la manifestación que el 19 de julio recorrerá el centro de la capital contra los recortes del Ejecutivo central.

En este sentido, Martínez ha explicado que si una guerra se explica por el propósito de quien declara el deseo de imponer su voluntad sobre el país agredido, en España «estamos en situación de guerra», una guerra «socieconómica» en la que los países intervenidos se ven obligados a «ceder su soberanía».

«Las medidas que está adoptando el Gobierno de este país nos llevan a la más lacerante de las ruinas», ha sostenido este sindicalista que ha abogado por que el Ejecutivo de Rajoy convoque un referéndum o, en su defecto, elecciones anticipadas.

En este mismo sentido se ha expresado Javier López, que tras destacar que el actual «no es momento de silencio», sino «tiempo de no callar ante las injusticias y tiempo de movilización», ha considerado que Rajoy se encuentra en la misma situación en al que se encontraba el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero el 10 de mayo de 2010. En aquel momento, a su juicio, Zapatero debería haberse sometido a referéndum.

«O en caso contrario, haber disuelto el Parlamento. Hoy el Gobierno de Mariano Rajoy está en la misma tesitura. O convoca un referéndum o elecciones generales anticipadas. O somete a refrendo de los ciudadanos el cambio de políticas que están impulsando o este Gobierno tiene que cambiar», ha dicho a renglón seguido y ha considerado que en ese caso, se deberían «convocar elecciones inmediatamente».

Hay que recordar que a Yorgos Papandreu se le ocurrió cuando era primer ministro de Grecia anunciar su intención de convocar un referéndum en su país para que se pronunciarán entonces sobre el segundo rescate aprobado por Bruselas que exigía como contraprestación un duro plan de ajuste. Papandreu se vio obligado a recular y no convocó la consulta pero a partir de ahí se sucedieron una serie de hechos en cadena que acabaron con su dimisión, la formación de un nuevo Gobierno `tecnócrata’ y elecciones anticipadas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA