El Tribunal Superior de Justicia de Valencia imputa a Camps y a Costa en el ‘caso Gürtel’

El Tribunal Superior de Justicia de Valencia ha imputado a Francisco Camps y a su ‘número dos’ Ricardo Costa por su relación con el ‘caso Gürtel’ y tendrán que declarar ante el juez el 19 de mayo. EL BOLETIN informó el pasado 7 de mayo de que ambos serían citados antes de las europeas. A pesar de su imputación, Génova ha reiterado su confianza y apoyo a Camps y a Costa y asegura que la citación del juez supone acabar con su “situación de indefensión”.

Ademas de Costa y Camps, tendrán que pasar ante el juez instructor encargado del caso, José Flors, el ex vicepresidente del Gobierno valenciano Víctor Campos y el ex jefe de gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret, el día 20.

La decisión se ha adoptado casi un mes después de que el tribunal se declarara competente para investigar la derivada valenciana de la trama, presuntamente liderada en esa comunidad por Álvaro Pérez, alias ‘El Bigotes’, tras la inhibición de Baltasar Garzón. Además, el pasado 5 de mayo, el juez instructor rechazó la anulación de las diligencias realizadas por Garzón antes de inhibirse, solicitada por Camps.

El juez de la Audiencia Nacional estimaba en ellas que tanto Camps como Costa podrían haber recibido de la red de Francisco Correa miles de euros en trajes a cambio de contratos de la administración, algo sobre lo que no es competente para investigar dada su condición de aforados.

La imputación de Camps sitúa al PP en una encrucijada ya que hasta el momento el Comité de Garantías del partido ha suspendido de militancia a todos los imputados hasta ahora por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Cuando se conoció la decisión, la portavoz parlamentaria popular, Soraya Sáenz de Santamaría, estaba dando una rueda de prensa en la que se limitó a decir que el Comité de Garantías del partido es el que tiene que pronunciarse y que ella “como portavoz del Grupo Parlamentario” sólo puede recordar “el derecho a la presunción de inocencia” y que en muchos casos, los imputados finalmente son absueltos. Minutos después, Génova emitía un comunicado en el que, sorprendentemente, no aparece la palabra ‘imputados’, a pesar de ser una valoración de la decisión del juez. Así, el PP se limita a “mostrar su plena confianza y apoyo”, una vez más, a Camps y Costa y asegura que “la citación conocida hoy supone acabar con la situación de indefensión que han padecido en los últimos meses y les permitirá demostrar su inocencia ante el foro adecuado”.

La imputación de Camps se conoció poco después de que el presidente y la oposición se enfrentaran un día más en el pleno del Parlamento valenciano a cuenta de los trajes que supuestamente recibió. En su intervención, Camps insistió en que su Gobierno y la administración valenciana son “como mínimo tan honorables como la que más en España”.

Todo esto ocurre el mismo día en que el diario Levante-EMV cuenta en una información que “a finales del año 99, Ricardo Costa, secretario general del PP valenciano, fue consultado por el presidente de la Diputación de Castelló, Carlos Fabra, y el empresario Vicente Vilar, gerente de Naranjax, sobre un negocio que iba a generar unos beneficios de 500 millones de las antiguas pesetas: la venta de un producto fitosanitario. Hoy, diez años después, no queda nada de aquel maná dorado de los pesticidas. Fabra está imputado en una causa que lleva su nombre, Costa implicado en la trama de los trajes de caso Gürtel y Vilar encarcelado por violar a su ex mujer”.