Dívar denuncia una campaña de ensañamiento contra su vida privada y religiosa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Carlos Dívar ha reaparecido tras su dimisión como presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, y lo ha hecho para denunciar la campaña de ensañamiento que asegura se ha emprendido contra él debido a sus viajes a Marbella. También asegura que desde que se desató la polémica no han dejado de meterse en su “vida privada y religiosa”.

Aunque estaba ‘escondido’ desde el jueves, Dívar ha reaparecido hoy para hablar de cómo ha vivido toda la polémica que ha rodeado su figura en los últimos días. En una entrevista en la cadena Cope el expresidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha dicho haber sido víctima de una “campaña cruel, desproporcionada y con ensañamiento” que ha contado con “una orquestación y una dirección”.

Aunque el que fuese también máximo responsable del Tribunal Supremo no ha querido dar nombres concretos sobre quienes considera que están detrás de esta presunta conspiración, ha insistido en que “es difícil pensar que una campaña de este tipo se haya podido dar por generación espontánea, no sé si ha sido una venganza, pero me he sentido dentro de una persecución”.

Dívar, que también ha denunciado las continuas intromisiones en su “vida privada y religiosa”, ha asegurado que ha “estado callado” porque está “acostumbrado a sufrir con cierta alegría”. Además, ha dicho tener “paz interior y la conciencia tranquila” respecto a sus viajes a Marbella. En este sentido, el expresidente del CGPJ ha reiterado que todos los gastos particulares generados por los 32 viajes que cargó a las cuentas de la institución por valor de 28.000 euros los ha abonado de su bolsillo.

El juez, que ha insistido en que sus habituales desplazamientos se debían a que Málaga es su provincia de nacimiento, ha asegurado que “una sola de las antiguas pesetas que pertenece a los caudales públicos tiene para mi carácter sagrado, más aún cuando hay gente con grandes dificultades”.

Tras todo el proceso que ha puesto en duda su papel al frente del órgano de gobierno de los jueces ha hecho que Carlos Dívar se sienta “solo en algún momento”, ya que “muy pocas personas se han puesto de mi lado”. No obstante, muchas otras personas por la calle “me han saludo y me han dicho que estaban rezando por mí, y todo esto me ha reconfortado”.

La dimisión de Dívar no se hará oficial hasta que se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE). A partir de ese momento, la presidencia del CGPJ será asumida de forma interina por el vicepresidente, Fernando de Rosa, mientras que el Supremo estará encabezado, también de forma temporal, por el magistrado Juan Antonio Xiol Ríos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA