Continúa la bronca entre Santamaría y Cospedal para colocar a sus cargos de confianza

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La ‘pelea’ que mantienen desde hace meses Soraya Sáenz de Santamaría y Maria Dolores de Cospedal para colocar a sus cargos de confianza sigue más viva que nunca. A pesar de que la pugna más reciente entre ambas ha quedado zanjada, el historial de ‘broncas’ que acarrean a sus espaldas hará que los roces se repitan dentro de poco.

La vicepresidenta del Gobierno y la secretaria general del PP siguen adelante con su pelea por ser la ‘favorita’ de Mariano Rajoy. Ambas mantienen una dura pugna por colocar a sus hombres de confianza que se ha incrementado en los últimos meses y que ha salpicado incluso a sus maridos. No obstante, la última ‘bronca’ entre las dos mujeres que se han convertido en las ‘manos derechas’ de Rajoy en La Moncloa y en el PP se ha saldado con un empate.

Se trata de la duplicación de cargos que se ha decretado en la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa), con la que se ha desbloqueado definitivamente la renovación de la cúpula de la compañía encargada de construir el cementerio nuclear que se ubicará en Villar de Cañas (Cuenca).

El Consejo de Administración de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) acordó ayer nombrar a Francisco Gil-Ortega, hombre de confianza de Cospedal, como nuevo presidente de Enresa. También decretó la entrada de Adolfo Cazorla Montero, propuesto por Santamaría para dirigir la entidad, como nuevo consejero delegado de la misma.

La renovación de Enresa llevaba meses bloqueada, concretamente desde diciembre, cuando el Consejo de Ministros anunció la ubicación del cementerio nuclear. Una decisión ante la que Cospedal exigió poder decidir quién sería el sustituto de José Alejandro Pina, nombrado por el PSOE, al frente de Enresa, debido a la polémica que generaría la llegada del almacén nuclear a Castilla-La Mancha, región que ella preside. Lo que, a su vez, propició un nuevo enfrentamiento entre la secretaria general del PP y la vicepresidenta del Gobierno.

No obstante, el hecho de que se haya zanjado la última disputa entre ambas dirigentes no significa necesariamente que vayan a limar asperezas de la noche a la mañana. Sobre todo por los enfrentamientos que han protagonizado recientemente.

Uno de los más sonados fue la salida del marido de Cospedal, Ignacio López del Hierro, de Red Eléctrica. Tras conocerse que iba a ser nombrado consejero de esta empresa, Sáenz de Santamaría forzó su renuncia argumentando que este ‘fichaje’ generaba gran descontento en el Gobierno. Algo que no sentó nada bien a la secretaria general del PP, que vio poco después cómo el cónyuge de la vicepresidenta, Iván de la Rosa, entraba en Telefónica.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA