Trinidad Jiménez la emprende ahora con la Ley Antitabaco

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, anunció hoy en una entrevista a Efe que el Gobierno se plantea una ampliación de la Ley Antitabaco para prohibir el consumo de tabaco en todos los lugares públicos. Según la titular del Ministerio, “se está evaluando el éxito de la Ley”, que entró en vigor en 2006.

Pese a que Jiménez aseguró que desde su aprobación ha resultado “muy beneficiosa” ya que, según sus datos, “más de un millón de personas han dejado de fumar”, la ministra reconoció que existen “muchas lagunas” en su aplicación, y quiere imitar las medidas europeas que prohíben el consumo en todos los lugares públicos. “Una vez que España puso en marcha su Ley y se aprobó la posibilidad de que determinados espacios públicos quedarán libres de humo, creo que estamos preparados para contemplar una ampliación en los términos de aplicación de la misma”, explicó.
Las razones que expuso Jiménez para esta ampliación fue que el tabaquismo “es un problema de salud pública”, y que esto influye en el gasto sanitario, ya que “los fumadores recurren más a estos servicios”. El objetivo de la ministra es “que la sociedad se conciencie de la gravedad del uso del tabaco”.

También avisó de que, próximamente, las cajetillas comenzarán a incluir imágenes disuasorias, tales como pulmones destrozados, tumores en carne viva o dentaduras podridas, como ya se hace en algunos países europeos, como Reino Unido.

En la actualidad está permitido fumar en restaurantes y bares de menos de 100 metros cuadrados, que suponen el 80% del total. De esta manera, los efectos prácticos de la Ley son muy limitados, ya que sólo 40.000 de los más de 350.000 locales de ocio existentes en España están libres de humo o cuentan con espacios compartimentados para los fumadores.

Según los resultados de un sondeo realizado por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), el 71% de los españoles encuestados se declaró partidario de prohibir fumar en todos los espacios públicos, incluidos bares y restaurantes, mientras que un 50% de los fumadores se mostró de acuerdo con un endurecimiento de la Ley. Además, el 92% de los ciudadanos consideran que el tabaquismo pasivo es nocivo para la salud, y que también puede provocar muertes.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA