Aguirre se autoincluye en la lista de cargos espiados por la presunta trama en Madrid

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, aseguró esta mañana que según ha podido oír ella también fue víctima de la presunta trama de espionaje durante la campaña electoral de 2008. Con este argumento, quiso dejar claro que su Gobierno “no ha ordenado, ni consentido ningún espionaje” a altos cargos del PP. Estas palabras las ha pronunciado el mismo día en que tres ex guardias civiles han declarado como imputados en la causa sobre la trama.

La presidenta de la Comunidad de Madrid declaró que no tiene sentido haberse espiado a sí misma, si es cierto lo que ha oído y que apunta a que ella misma fue objeto de seguimiento. Durante la rueda de prensa posterior al último Consejo de Gobierno antes de las vacaciones, Aguirre, acompañada de su vicepresidente Ignacio González, insistió en que “nosotros somos los principales interesados en que se sepa si cualquiera, empleado con mayor razón o no empleado de la Comunidad de Madrid ha cometido algún acto incorrecto” y añadió que confía “plenamente en la Justicia” que es la que tiene la última palabra para demostrar que existió el espionaje.

Preguntada sobre la posibilidad de que el consejero de Presidencia, Interior y Justicia, Francisco Granados, hubiera ordenado los seguimientos a altos cargos, como el propio González, o al vicealcalde Manuel Cobo y el diputado Alfredo Prada, la presidenta regional señaló que “si el que ha cometido la irregularidad es el señor Granados, pues lo mismo, pero de momento nada de todo eso se ha puesto de manifiesto y será el juez el que tendrá que decidir qué es lo que ha ocurrido”. También negó haber mantenido una reunión ayer con Granados y con los tres ex guardias civiles que hoy han declarado como imputados ante la jueza que investiga la presunta trama.

Declaración. A pesar de haber negado esta reunión, lo cierto es que han sido estos tres ex guardias civiles los que han reconocido hoy ante el juez que la presidenta fue objeto de seguimiento, así como Ignacio González. No obstante, los tres imputados por malversación de caudales públicos, José Luis Caro Vinagre, José Oreja Sánchez y Antonio Coronado, aseguraron ante la juez que “nunca se han hecho seguimientos o vigilancia con la finalidad de vigilar las costumbres íntimas de estas personalidades” sino sólo controles habituales de seguridad y de los edificios.

Según informa Efe, los tres ex guardias civiles “no reconocen la autoría de los partes publicados en prensa”, y que destaparon la presunta trama, al tiempo que advirtieron de que “están hechos a la inversa de lo que sería un informe policial”, ya que parten de una conclusión: “quieren situar a una persona en un sitio”.

La juez que instruye la causa, en la que se ha personado en las últimas horas como acusación particular el PP, ha dejado en libertad sin fianza ni medidas cautelares a los tres imputados, según explicó su abogado.

Preguntada por las declaraciones de Cobo ayer, en las que instaba a Granados a contar lo que sabe sobre el espionaje, Aguirre señaló que no tienen nada que decir al respecto, aunque sí aclaró que el consejero le dice a ella en privado lo mismo que dice en público y aseguró que el PP no reabrirá la comisión de investigación parlamentaria.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA