Los sindicatos amenazan con parar el Metro durante la visita del Papa

Los sindicatos con representación en el Metro de Madrid -UGT, CCOO, Solidaridad Obrera, Conductores de Metro y el Sindicato Libre de Metro- quieren aprovechar la visita la próxima semana del Papa Benedicto XVI a la capital para paralizar el servicio del subterráneo ante el incumplimiento de la subida salarial pactada con la empresa que gestiona este medio transporte.

Los sindicatos quieren que se conozcan sus reivindicaciones y nada mejor para ello que colapsar la ciudad en unos días claves como la Jornada Mundial de la Juventud. Así, ya tienen preparados sobre su mesa un borrador con un calendario de paros parciales que comenzarían el mismo día que el Santo Padre pise tierras españolas: el 18 de agosto. Así, el secretario general de UGT en la sección de Metro de Madrid, Teodoro Piñuela, ha asegurado a EL BOLETIN que quiere su sindicato paralizar el servicio la tarde de la llegada del Papa y una nueva huelga, esta vez de 24 horas, ese mismo fin de semana.

Por su parte, el sindicato Solidaridad Obrera, incide en el día que aterriza Benedicto XVI en Madrid para escenificar su denuncia. Esta organización quiere que el 18 de agosto se paralice el servicio durante todos los turnos de trabajo ante la ausencia de solución para el impago de la subida salarial pactada con la empresa que gestiona el Metro.

Unas propuestas que coinciden con el resto de sindicatos y que serán puestas en común y debatidas el 17 de agosto, un día antes del inicio de estas jornadas, en una asamblea general en el que todos los representantes sindicales con representación en el Metro concerten qué organizaciones irán a la huelga, así como los días definitivos de los paros.

Ruptura de la negociación. Los motivos por los que los sindicatos han llegado a esta amenaza de huelga se producen, según Piñuela, por la decisión de la empresa de “romper la negociación colectiva” al ofertar a los trabajadores jubilados y a los que están de vacaciones 100 euros más un día de descanso si acuden a trabajar durante la visita del Santo Padre. Una propuesta que no ha gustado nada dentro de los sindicatos ya que según ha aseverado Piñuela “hay crisis para no pagar la subida del IPC”, pero parece que para reforzar el servicio durante la visita del Papa no hay inconvenientes.

La huelga programada podría afectar de manera negativa al desarrollo de las jornadas, ya que, durante estos eventos el centro de Madrid permanece cerrado al tránsito de vehículos, siendo solamente el transporte del suburbano el único que no esta sujeto a estas restricciones. Por lo que los asistentes tendrían que acudir a pié a los actos convocados.

Aeropuerto. Si se avecinan problemas en el Metro, la situación en el aeropuerto no pinta mejor. Los sindicatos del sector de asistencia en tierra -UGT, CCOO y USO- decidieron el pasado 5 de agosto convocar una huelga para los días 18 y 26 de agosto. Las organizaciones aseguran que se está incumpliendo la negociación colectiva, y que el Gobierno está teniendo una actitud permisiva con la empresa Aena, por lo que estiman necesario realizar un paro en los servicios de 24 horas.