Los gobiernos del PP se preparan para obstaculizar la reforma de la Ley del Aborto

Los gobiernos del PP han comenzado a prepararse para la reforma de la Ley del Aborto que aprobará el Gobierno. Galicia y Valencia han dado luz verde a una ley que constituirá redes de apoyo a embarazadas para ofrecerles alternativas a esta práctica.

Primero fue Valencia, como ya informó este diario, y Galicia ha recogido su ejemplo. Gracias a la mayoría absoluta de la que goza el PP en ambas comunidades, los parlamentos regionales han aprobado una ley con la que se constituirá una red de apoyo a las embarazadas que ofrezca alternativas a la interrupción voluntaria de la gestación con el objetivo de frenar lo que consideran la principal causa de mortalidad infantil.

De hecho, en Galicia esta ha sido la primera ley aprobada por el PP desde que Alberto Núñez Feijóo fue nombrado presidente de la Xunta. La medida responde a una Iniciativa Legislativa Popular impulsada por el Foro español de la Familia que recogió las firmas necesarias para que se tomara en consideración. Tanto el PSOE como el BNG se opusieron a la iniciativa. Los socialistas creen que el PP introduce así en la Cámara “debates hoy superados” mientras que los nacionalistas critican que el texto no dedique ni una línea a hablar de métodos anticonceptivos o información sexual y que sí mantiene una línea “ultraconservadora” y contraria a las recomendaciones de la OMS sobre planificación de la maternidad.

El texto gallego es muy similar a uno aprobado hace dos semanas por el Parlamento valenciano cuando gracias a los votos del PP se dio luz verde a una medida que contempla un ‘sueldo’ de 600 euros durante 36 meses a las mujeres embarazadas de la región que no aborten. La Cámara valenciana, además, aprobó una iniciativa para conceder subvenciones a grupos antiabortistas.

Estas medidas responden a una estrategia electoral del PP para evitar una trasvase de votos a la candidatura ultracatólica de Libertas el próximo 7 de junio.

Precisamente hoy, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, anunció hoy que los centros de salud de la capital continuarán dispensando la píldora del día después con receta médica, en contra de la medida aprobada hoy por el Consejo de Ministros para que se puedan dispensar en farmacias sin prescripción. El Gobierno también ha aprobado el proyecto de reforma de la Ley del Aborto.