La ‘vieja’ FSM intenta montar una corriente de izquierdas en el PSOE

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los representantes de la ‘vieja’ Federación Socialista de Madrid han decidido aunar el descontento que hay en las filas parlamentarias del partido por las negociaciones con el resto de grupos e intentan montar una corriente izquierdista en el PSOE. El primero en destacar la necesidad de un giro político ha sido Rafael Simancas. La decisión de José Antonio Alonso de retirar el apoyo a IU-ICV para subir los impuestos a las rentas más altas, detonante.

Este enfado ha sido aprovechado por la ‘vieja guardia’ del FSM para plantear la vuelta a los postulados de izquierda que durante tantos años ha protagonizado las iniciativas socialistas. El primero en manifestar públicamente la necesidad de un giro a la izquierda ha sido el diputado y portavoz en la Comisión de Fomento, Rafael Simancas. El que fuera líder de esta federación socialista y viera cómo el ‘Tamayazo’ le robaba la presidencia de la Comunidad ha salido en defensa de la moción de IU-ICV. Simancas ha calificado de “sensatas” las iniciativas de la coalición de izquierdas y ha pedido a sus jefes de filas que apoyen este ajuste de impuestos pese a la “respuesta desabrida de la derecha y sus altavoces”.

A las puertas de la negociación de los Presupuestos para 2010 y del anuncio del aumento en varios impuestos para el mes de septiembre, el diputado pone en la mesa la necesidad de un entendimiento entre PSOE e IU-ICV. Así, el socialista, mediante un artículo en se web, ha defendido la “sensatez” de la introducción de “ciertas dosis de progresividad» en el sistema fiscal por parte de la coalición de izquierdas como son la reducción de los 400 euros del IRPF o la ayuda por nacimiento de 2.500 euros.

Estas propuestas explicadas en el pleno por Llamazares y su compañero de escaño, Joan Herrera, no son las únicas que gustan al socialista, ya que «la revisión en los tipos aplicables en el IRPF a las rentas más altas» o el fin de los privilegios fiscales a los jugadores de fútbol extranjeros «podrían tener efectos ejemplarizantes positivos».

La reacción del portavoz socialista ha sorprendido a muchos habituales del Congreso. Hasta estas palabras, Simancas no había casi ni levantado la boca para ‘ir al servicio’. Era tal la inacción del diputado que muchos de sus compañeros y de los ‘viejos’ periodistas se sorprendían de su actitud. «Con lo que ha sido este tío para el PSOE en Madrid y ahora no tiene ninguna labor importante», era una de las frases que se podían escuchar.

Parece que allá dónde va el ex acostista se rodea de los críticos a la dirección. Así, si primero fue uno de los que abanderaron los ataques contra su sucesor, Tomás Gómez, en la Secretaría del PSM, batalla que está más viva que nunca, ahora la rebelión parece haberle acompañado al grupo parlamentario socialista.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA