Los especuladores ‘pescan’ en el barullo de China y las cajas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Han pasado 48 horas desde que se anunció que China invertiría en las cajas de ahorros hasta que hoy se ha producido un desmentido que también ha sido matizado. Fuentes del mercado aseguran que en este tiempo, los especuladores han aprovechado la volatilidad del mercado de deuda para cerrar un negocio redondo. Con la noticia vendieron bonos caros y hoy han podido recomprarlos mucho más baratos.

El diferencial de los bonos soberanos españoles cayó ayer hasta los 178 puntos básicos frente al bono germano. Una caída en la rentabilidad que va ligada a un aumento de precio en el mercado secundario de deuda. Hoy, la prima de riesgo española ha vuelto a dispararse hasta alcanzar, al cierre de esta edición, los 191,9 puntos básicos y una rentabilidad del 5,32%, con el consecuente abaratamiento de precios. Esta volatilidad ha favorecido la toma de beneficios por los especuladores que se hace más patente en los bonos a 2 años, donde la rentabilidad ha crecido al 3,23%, lo que ha supuesto un aumento de 12 puntos en su ‘spread’ frente al ‘bund’.

El anuncio de la inversión de China por 9.300 millones de euros suponía la solución al 60% de las necesidades de capital del sistema financiero nacional estimadas por el Banco de España, lo que provocó que se desatara el apetito por la deuda soberana española, ya que nuestro país parecía decir adiós al principal problema económico al que se enfrenta en la actualidad.

El tiempo que ha mediado hasta la publicación del desmentido sobre la veracidad de esta cifra en una nota por parte de la agencia Reuters ha servido a los especuladores, según fuentes del mercado de bonos, para hacer fortuna con la recompra de títulos hoy. Los inversores han contado con dos sesiones europeas y otras tantas americanas y asiáticas para deshacer posiciones con ventas a precios altos, al calor de las noticias que llegaban desde Asia ya desde del pasado martes.

Según el Gobierno español, todo se ha tratado de un error de comunicación, aunque ha afirmado que sí que existen fondos chinos interesados en invertir en las cajas pero que la cifra final no se ha concretado en la visita de Zapatero al país asiático. Esta matización ha servido para que la prima de riesgo cayese desde su máximo intradía, por encima de los 195 puntos básicos. Hoy la rentabilidad de la deuda española también se ha visto afectada por la convicción de que Grecia deberá reestructurar su deuda de forma inminente.

De haber sido cierta, la cifra hubiera superado la máxima inversión hasta la fecha realizada por el fondo CIC: 5.000 millones de dólares por entrar en el capital del banco estadounidense Morgan Stanley.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA