Movimientos en el PSOE para evitar unas primarias

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En el PSOE andan las aguas revueltas. En las últimas semanas comienzan a detectarse movimientos entre sus filas para evitar la celebración de unas primarias en las que se elija al candidato a las generales si Zapatero decide no presentarse a la reelección. Detrás de ellos estarían los más veteranos del partido, que tienen en mente cómo tradicionalmente han perdido los candidatos del aparato en estas convocatorias internas. Precisamente hoy José Blanco ha aclarado que no ve a Rubalcaba y a Chacón batirse en elecciones internas.

Ferraz no quiere que se recupere la imagen del pasado verano en la que salió derrotada su candidata, Trinidad Jiménez, en el proceso interno que la enfrentó con Tomás Gómez en Madrid. Así, ha desplegado sus dotes negociadoras con los sectores más importantes del partido para pactar una solución al posible adiós de José Luis Rodríguez Zapatero que no pase por las primarias. Unas elecciones internas que sí respalda una de las socialistas que lidera las quinielas a encabezar la ‘papeleta’ del PSOE en 2012: Carme Chacón. Desde su entorno se trabaja para que, tras los comicios del 22 de mayo, se inicien los preparativos de este proceso interno.

Ante esto, y defendiendo la tesis de la dirección nacional, hoy mismo, José Blanco ha mostrado su oposición a la celebración de uns primarias. “Honestamente”, ha señalado, el ministro no se ve teniendo que elegir entre Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón para suceder a Zapatero. En una entrevista en Telecinco, Blanco ha admitido que los estatutos del PSOE sí recogen este tipo de procedimientos, pero ha vaticinado que este no se celebrará, si no que los socialistas elegirán al ‘heredero’ de Zapatero “pensando” en la persona “más capacitada” y con “más posibilidades” para ganar la cita en las urnas de 2012.

Unas características que, para Ferraz, tiene el ministro del Interior, aunque su ausencia de la primera línea por una infección urinaria le ha dejado, por el momento, al margen de este debate.

Paralelamente, según fuentes parlamentarias, se estaría forjando un sector que apoyaría a José Bono como sustituto de Zapatero. Estas fuentes creen que sería un líder provisional perfecto para preparar el partido para una nueva etapa tras las elecciones generales. Sería entonces cuando el PSOE elegiría a un dirigente permanente en un Congreso Nacional. Hay algunas versiones en Internet que apuntan a que detrás de esta solución figuraría un pacto entre el propio Zapatero y Bono para evitar que la vieja guardia socialista, comandada por Felipe González, tome las riendas del partido tras una posible derrota electoral en 2012. El presidente del Congreso asumiría la gestión del partido desde el 23 de mayo, día después de las elecciones autonómicas, hasta las generales.

El nombre de Bono coge fuerza como sucesor de Zapatero por los puntos fuertes que tiene respecto a su posible rival en las generales: Mariano Rajoy. Según han señalado a EL BOLETIN observadores políticos, el presidente del Congreso puede presumir de ser visto por los votantes, sobre todo por los conservadores, como un firme opositor a la ley del aborto, así como por su reconocido patriotismo del que hace gala siempre que puede. Dos características en las que Bono sale vencedor sobre Rajoy, que ha visto cómo en las últimas semanas ha recibido críticas desde asociaciones ultracatólicas e incluso desde el propio PP por no comprometerse de manera clara a derogar la ley de interrupción del embarazo cuando llegue a la Presidencia del Gobierno. “Barrería a Rajoy entre sus propios votantes”, han señalado estas fuentes.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA