La cadena de los obispos le hará la competencia a Intereconomía con una radio económica

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Esteban González Pons vuelve a estar en la primera línea política. Tras varios meses relegado a labores internas, María Dolores de Cospedal ha ordenado al vicesecretario general de Estudios y Programas del partido que la sustituya y sea él quién de la cara ante los medios en un intento por tratar de acallar el ruido que ha desatado el ‘caso Bárcenas’. Una misión que coincide en los mismos días en los que el Supremo ha dado carpetazo a la causa de los trajes de Camps.

La secretaria general del PP quiere seguir sin saber nada de Bárcenas y limitarse a su trabajo como presidenta de Castilla-La Mancha. Una actitud que ha dejado un vacío en Génova, pero que la propia Cospedal se ha propuesto tapar. Eso sí, a su manera.

La ‘número dos’ del partido, antes de escuchar cualquier crítica interna por dar la espalda a sus responsabilidades en Génova, ha elegido a un sustituto temporal que se limite a dar la cara por las polémicas que rodean al PP. El elegido para esta misión no es otro que Esteban González Pons.

El diputado por Valencia vive desde hace unos días una segunda ‘juventud’ en el PP después de varios meses fuera de los focos por su trabajo como vicesecretario general de Estudios y Programas del partido. Una labor que le ha llevado a estar en la Conferencia de los republicanos de EEUU, codeándose con multitud de dirigentes internacionales. Eso sí, todo sin apenas repercusión mediática.

Es precisamente esto último lo que le ha concedido Cospedal. En apenas una semana, González Pons ha aparecido más en los medios de comunicación que en muchos meses. Y es que, según fuentes populares, esa es su misión: dar la cara y tratar de silenciar la polémica que salpica al PP por los ‘papeles secretos’ de Bárcenas.

Un encargo que hoy mismo ha puesto de manifiesto en los pasillos del Congreso. Mientras que los ‘pesos pesados’ del partido evitaban hacer cualquier declaración sobre la coincidencia entre los manuscritos del extesorero y la contabilidad de Génova publicada por ‘El País’, el diputado por Valencia sí que ha querido hablar.

Y lo ha hecho para asegurar que la contabilidad del PP “es conforme a la ley y no tiene nada que ver con los papeles de Bárcenas” y comprometerse a que el partido dará todas las explicaciones necesarias ante el juez.

Estas palabras no serán las únicas que hagan González Pons sobre este tema, ya que seguirá defendiendo a Génova frente a esta polémica y encajando los ‘golpes’ que se produzcan. Algo que ya ha probado esta misma semana cuando el lunes, tras seis semanas sin ruedas de prensa en la sede nacional, él compareció ante los periodistas.

Su regreso a la primera línea del PP se produce en un momento bastante peculiar, ya que estos días el Supremo ha dado carpetazo a la causa de los trajes al confirmar la absolución de Francisco Camps y Ricardo Costa. Un caso ante el que González Pons tuvo que dar la cara por el expresidente valenciano, ya que ocupó diversos cargos de responsabilidad con Camps.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA