Rajoy pide a Zapatero que no cambie transferencias por votos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los asuntos económicos han vuelto a dominar la primera sesión de control al Gobierno tras el periodo vacacional, especialmente las negociaciones entre el Gobierno y el PNV para lograr salvar las cuentas públicas de 2011. El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha reclamado a José Luis Rodríguez Zapatero que “no haga daño a España cambiando votos por transferencias para mantenerse en el poder”.

El presidente del Gobierno respondió al líder de la oposición reprochándole su falta de propuestas y de imaginación.

A pesar de que el enfrentamiento en asuntos económicos entre oposición y Gobierno es ya habitual, lo cierto es que Mariano Rajoy afronta un final de año muy difícil. Con la sombra del sector duro planeando sobre su cabeza para evitar que repunte en las encuestas, Rajoy afronta las elecciones catalanas con la incertidumbre del resultado.

Si Alicia Sánchez Camacho, candidata que impuso al PP catalán, no logra un papel relevante tras los comicios, uno de sus argumentos para mantenerse al frente del partido flaqueará. Una situación que cambiaría si CiU no consigue la mayoría absoluta y se ve forzado a pactar con los populares.

En el País Vasco también reina la incertidumbre. El pacto del PSE con el PP de Antonio Basagoiti podría peligrar si el PNV tensa la cuerda en el pacto con el PSOE para apoyar los Presupuestos Generales de 2011.

El sector ‘duro’ del PP no da tregua a Rajoy, a pesar de que parece haberse calmado en los últimos tiempos. Fuentes cercanas a los populares señalan que la vieja oposición interna está intentando torpedear las estrategias de Rajoy para evitar que gane las elecciones de 2012. Así, está difundiendo la idea de la necesidad de que el PP pacte las cuentas con el Gobierno, que se ofrezca, para colaborar en la salida de la crisis. La idea de una gran coalición que evite la contrapartida a los nacionalistas. El líder del PP, sin embargo, quiere que el Gobierno se desgaste hasta el punto de convocar elecciones.