El director de Hospitales de Madrid, Antonio Burgueño, centro de las críticas en el primer día de la huelga de Sanidad

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Ni Ignacio González ni Javier Fernández-Lasquetty. El hombre que ha centrado las críticas de la comunidad sanitaria madrileña en el primer día de la huelga convocada por los sindicatos es Antonio Burgueño Carbonel, director general de Hospitales de la región, al que apuntan como ideólogo del plan privatizador del Gobierno autonómico. Trabajadores y usuarios acusan a este médico de 70 años de tener “intereses ocultos con la sanidad privada de la que proviene”.

Las críticas y comentarios contra Burgueño no han dejado de sucederse en Twitter desde primera hora de la mañana. La red social de microblogging se ha convertido en la mejor plataforma para expresar el descontento de la comunidad sanitaria contra los planes de la Comunidad de Madrid para la Sanidad pública, que según dicen las malas lenguas ha sido orquestado por el director general de hospitales.

Todo ha empezado con la difusión de un vídeo de algo más de 22 minutos en el que Burgueño habla sobre el sistema sanitario en el Foro Alzira, que tuvo lugar el pasado mes de marzo y que fue organizado por Ribera Salud, empresa que ahora suena con fuerza para hacerse con la gestión de los hospitales madrileños que se privatizarán.

La grabación ha despertado la ‘ira’ de la comunidad sanitaria, que se ha movilizado vía Twitter contra el director general de Hospitales de Madrid. “Hay que poner cara a los que orquestan el saqueo” de la Sanidad, indicaban algunos usuarios, mientras que otros le acusaban de tener “intereses ocultos con la sanidad privada de la que proviene”.

Desde el perfil de Soy Pública ?(@SoyPublica) cargaban contra el médico porque en este vídeo “Antonio Burgueño te explica de manera muy clara cómo se privatiza la Sanidad”, algo que compartía Sanidad en Lucha (@SanidadEnLucha), que indicaba que el director general de Hospitales habla “de igualas, de cobrar 30 euros por consulta de Asistencia Primaria y de la entrada de automovilísticas en la Sanidad”.

Por su parte, otro de los usuarios de la red social más activos en defensa de la Sanidad pública madrileña, CAS_madrid ?(@CAS_madrid) señalaba que era “imperdonable perderse ‘El Show de Antonio Burgueño’ o cómo terminar de una vez con la Sanidad pública”, y decía que el máximo responsable de los hospitales de la región tiene un “récord de despropósitos desde minuto 1, ya que propone el ‘entrañable’ sistema de las igualas para el médico de cabecera”.

Otros, como los trabajadores del Hospital de Getafe (@hospdegetafe), se afanaban en recordar que “los hijos de Burgueño son los principales accionistas de Ribera Salud y Capio”, mientras que los ‘indignados’ de Madrid (@DRYmadrid) recordaban que “el modelo Alzira, definido como insostenible en Valencia, fue ideado por el actual Director General de Hospitales de la Comunidad de Madrid”. Además, calificaban a Burgueño como el “sinvergüenza, psicópata, corrupto e impresentable” en manos del que está la salud pública madrileña.

Perfil de Antonio Bargueño

Antonio Burgueño Carbonel, el director general de Hospitales de la Comunidad de Madrid desde junio de 2008, no solo es un hombre con amplia experiencia en la gestión de centros sanitarios privados, sino que también es un experto en ‘demoliciones’ de centros sanitarios.

Burgueño fue capitán médico del Ejército del Aire y cerró ya en los años 70 una sociedad llamada Esfera Médica para crear más tarde Madrid Salud, donde también ocupó el cargo de director general. Esta sociedad corrió la misma suerte que la anterior: terminó cerrando. Lo mismo sucedió con otras compañías que dirigió, como Covesa o La Clínica Los Nardos, en cuya antigua sede se aloja ahora el Consejo de Seguridad Nuclear.

Burgueño fue más tarde director médico de la aseguradora privada Adeslas (1990-2001) y fue el ideólogo del polémico proyecto del hospital La Ribera de Alzira (Valencia), el modelo más avanzado en privatización sanitaria. En él se cedió a las empresas adjudicatarias la gestión de los centros de salud que dependen de Hospitales. La Ribera, inaugurado en 1999, resultó deficitario y la Generalitat valenciana tuvo que rescindir la concesión, que ganó de nuevo (con condiciones mejoradas) la misma Unión Temporal de Empresas (UTE), en la que estaba Adeslas.

Tras su aventura en Adeslas, se marchó a Argentina, donde tenía previsto exportar su modelo sanitario.

En 2002, Antonio Bargueño era director general del Centro Gallego de Buenos Aires y coordinador de las acciones sanitarias de la Xunta en Argentina y Uruguay. Durante esta etapa estalló la crisis de la Casa de Galicia de Montevideo, un hospital que atendiendo a 85.000 personas adeudaba a sus 3.000 trabajadores, la mitad de ellos descendientes de gallegos, las nóminas de dos meses a causa de una grave crisis originada por fallos en la gestión y la adversa coyuntura que vivía el país. El personal reclamaba con manifestaciones el pago de los salarios y la directiva buscó una solución con el apoyo de la Xunta.

Años más tarde regresó a España de la mano de Juan José Güemes, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid desde 2006 a 2010 y yerno de Carlos Fabra, expresidente de Castellón. Desde 2008, Burgueño es director general de Hospitales.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA