La Caixa intenta sacar partido del incierto futuro de Bankia y Caja Madrid

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El futuro de Bankia y Caja Madrid es más incierto que nunca, una circunstancia que ha decidido aprovechar La Caixa. La entidad catalana ha anunciado que en unos meses abrirá un Monte de Piedad en la capital para ofrecer servicios financieros de carácter social, una práctica que hasta ahora era el seño de identidad de la caja madrileña. Esta nueva actividad podría servirle también a La Caixa para atender a los ciudadanos acomodados que con la crisis se han visto obligados a deshacerse de alguno de sus posibles.

La Caixa ha encontrado en la crisis de Bankia y Caja Madrid un camino para hacer ‘negocio’. Las dudas que han surgido en torno a la entidad bancaria madrileña tras la nacionalización, y la nueva ley que obliga a la caja a dejar de lado su actividad financiera y convertirse en fundación, han puesto en serio peligro la actividad social que hasta ahora venía desarrollando.

Un problema del que ya advirtió CCOO en una conversación con este diario. El sindicato reconoció que la incertidumbre en torno al futuro de Caja Madrid no hace más que dinamitar la continuidad del Monte de Piedad, que si finalmente desaparece podría llevar a los madrileños más necesitados a recurrir a los chiringuitos que compran oro para hacer las operaciones de préstamo a cambio de objetos tangibles que antes realizaban allí.

También IU se ha hecho eco de las dudas existentes respecto al futuro de la entidad, e incluso instó al presidente de la Fundación Caja Madrid, Rodrigo Rato, a comparecer en la Asamblea regional para informar sobre la situación en la que están los proyectos relacionados con el desarrollo de las actividades socio asistenciales dirigidas a personas con discapacidad y financiadas por esta fundación.

Y eso es precisamente lo que ha decidido aprovechar La Caixa. La entidad, sabedora de la inquietud que se ha instalado entre el electorado tradicional del PP afincado en el barrio de Salamanca, al que la crisis también ha terminado por afectar, ha decidido instalar en Madrid un Monte de Piedad el próximo mes de enero para atender a estos ciudadanos acomodados que se han visto obligados a deshacerse de alguna de sus pertenencias.

Sobre todo, porque está mejor visto entre esta clase ciudadana no está tan bien visto acudir a locales tipo compro oro para empeñar sus pertenencias, y sí a los Montes de Piedad donde se pueden intercambiar a través de operaciones de préstamo.

Según ha reconocido La Caixa, la apertura en Madrid del que será su cuarto Monte de Piedad, que se ubicará en los bajos de la sede de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), servirá para “dar respuesta a una necesidad que se ha visto” de personas que tienen problemas para acceder a los productos financieros tradicionales.

No obstante, La Caixa podría no ser la única en ‘sacar tajada’ de la situación de algunos ciudadanos de clase acomodada. Carmen Cafranga, consejera de Caja Madrid y propietaria de la empresa Subastas Segre junto a Lourdes Cavero, la mujer de Ignacio González, también podría aprovechar las dificultades de el electorado del PP residente en los barrios más caros de la ciudad, que podrían acudir a esta casa para deshacerse de alguno de sus posibles.

Concha Tallada, exmujer del que fuese presidente de Telefónica, Juan Villalonga, entre 1996 y 2000, y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, también están relacionadas con Subastas Segre.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA