Santamaría asume el mando en la negociación con los grupos parlamentarios

El poder de Soraya Sáenz de Santamaría llega hasta los pasillos del Congreso. Además de ostentar la Vicepresidencia y Portavocía del Gobierno, la popular ha asumido el mando en la negociación con los grupos parlamentarios de temas tan delicados como la Ley de Estabilidad Presupuestaria relegando así a un segundo plano a Alfonso Alonso.

A pesar de que Soraya Sáenz de Santamaría lleva más de cuatro meses sin ejercer como portavoz del PP en el Congreso, este trabajo parece que no se le ha olvidado. La vicepresidenta del Gobierno se mueve como pez en el agua en los pasillos de la Cámara baja y sus saludos, abrazos o bromas con el resto de portavoces están a la orden del día.

Una habilidad que ha decidido explotar la dirigente popular a pesar de ostentar ahora importantes responsabilidades de Gobierno. Así, ha asumido el liderazgo en las negociaciones del PP con los partidos nacionalistas, tanto con CiU como con el PNV, para lograr el apoyo de estos a la Ley de Estabilidad Presupuestaria que ha llegado hoy al Congreso.

Según han desvelado a EL BOLETIN fuentes parlamentarias, Santamaría, y no el actual portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Alfonso Alonso, ha sido la que ha convocado personalmente a los máximos responsables de CiU y del PNV a una reunión para evitar que se opongan a esta norma. Así, en las últimas horas, la vicepresidenta ha mantenido sendos encuentros con Josu Erkoreka y Josep Lluis Sanchez Llibre para analizar el ‘precio’ a su apoyo a una norma, la de Estabilidad Presupuestaria, en la que se incluye el déficit cero o la amnistía fiscal, entre otros asuntos.

Una negociación que se ha saldado con un nuevo éxito de Santamaría.
La mencionada ley saldrá adelante esta tarde con algo más que la mayoría absoluta del PP tras aceptar varias enmiendas de los nacionalistas. CiU, en boca de Sanchez Llibre, votará a favor de esta norma tras flexibilizar los plazos de amortización de deuda de las comunidades autónomas, mientras que el PNV, según ha anunciado Erkoreka a este diario, ha renunciado a votar en contra y se abstendrá a cambio de que el Gobierno preserve y respete la especificidad del régimen foral.

Un logro que evidencia de nuevo la capacidad negociadora de Santamaría que sigue imponiendo su ‘ley’ en el Grupo Parlamentario Popular a pesar de que la Portavocía la asumió desde hace ya varios meses Alfonso Alonso. A este, en cambio, no le queda más remedio que interpretar su papel ante las cámaras. Así, Alonso ha aprovechado la presencia de medios gráficos en los pasillos del Congreso para pedir una reunión a su homóloga en el PSOE, Soraya Rodríguez, a la que se ha unido el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Un encuentro con el que el dirigente popular quería evidenciar sus esfuerzos por lograr un pacto con el PSOE en torno a la Ley de Estabilidad Presupuestaria y que ha terminado en nada. De hecho, fuentes socialistas han tildado este encuentro como un “paripé” ante las cámaras de televisión.