La derecha extrema del PP, molesta con el trato de favor a Euskadi en los Presupuestos

Los dolores de cabeza de Mariano Rajoy no han terminado con la presentación de los Presupuestos. El trato de favor a Euskadi en las cuentas del Estado, con un aumento del 17,4% de la inversión frente a los recortes en la mayoría de comunidades, ha despertado un hondo malestar a la derecha extrema del PP.

El protagonismo que Rajoy ha concedido a los populares vascos y a la propia Euskadi desde que llegó a La Moncloa tras las pasadas elecciones generales ha levantado en armas al sector más conservador del partido. Pocos compartían la decisión del presidente del Gobierno de dejar en manos de dirigentes del PP vasco, como el número dos de Antonio Basagoiti, Iñaki Oyarzábal, temas tan delicados como la lucha contra ETA o la relación con las víctimas. Menos comprendida aún era permitir un giro de 180 grados en la postura defendida hasta el momento por Génova.

Ahora este malestar ha aumentado con la presentación de los Presupuestos Generales del Estado.

En medio de un aluvión de recortes en las inversiones autonómicas, el País Vasco ha pescado en río revuelto y ha visto cómo recibirá un 17,4% más que el año pasado. Esta región, junto a Galicia, se ha salvado de una quema que ha llevado a autonomías del PP como la Comunidad valenciana o Madrid a ver cómo su inversión se reduce en un 34,6% y en un 28,7% en los PGE, respectivamente.

Esta situación ha desatado en las filas del PP multitud de críticas hacia el presidente del Gobierno que no comprenden por qué la región de Patxi (López) sí, y ellos no. Y es que, en medio de una caída histórica en la recaudación autonómica, los ‘barones’ populares se ven obligados a explicar a sus ciudadanos los motivos por los que sus planes tendrán que ser olvidados dentro de un cajón.

Unas críticas que ha hecho públicas la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. «Ahora ofrezco mi lealtad, que ya exigiré», ha asegurado la regidora de la capital del Turia preguntado por el importante descenso en las inversiones que sufrirá esta región.

Este trato de favor a Euskadi, y a Galicia, que se produce a apenas un año de que ambas llamen a sus ciudadanos a una nueva cita en las urnas. Unas elecciones autonómicas, las de 2013, con las que Mariano Rajoy quiere pasar página tras la ‘derrota’ en Andalucía y el pacto que se ve forzado a hacer con Cascos para evitar que el PSOE gobierno en Asturias.