Las asociaciones ultraconservadoras se manifestarán el 17 de octubre contra el aborto

Más de 40 asociaciones ultraconservadoras y católicas se han unido para fijar un calendario de movilizaciones contra la reforma de la Ley del Aborto. La primera de ellas tendrá lugar el 17 de octubre con una macromanifestación, la segunda de este año contra la nueva norma.

La manifestación partirá a las 17 horas de la Plaza de Colón de Madrid hasta la Puerta de Alcalá donde se leerá un manifiesto en el que se insta al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a renunciar a sus intenciones de reformar la norma porque, en su opinión, “privará a la mujer de su derecho a la maternidad” y además “no hará nada por evitar abortos y crecerá cuantitativamente este fracaso”. Las asociaciones convocantes, entre las que se encuentra el Foro Español de la Familia, Grupo Provida, Hazte Oír y la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), consideran que Zapatero pretende con la ley “imponer con carácter obligatorio y coactivo en todos los servicios y centros sanitarios y educativos la ideología de género y su visión de la sexualidad y la persona”, por ello, piden a toda la sociedad que se movilice contra ella.

La fecha ha sido elegida para que coincida con la tramitación parlamentaria de la ley.
El manifiesto también recoge la petición al Gobierno de impulsar una red de apoyo a la mujer embarazada y que potencie y agilice la adopción nacional para que las madres que no puedan hacerse cargo de sus hijos dispongan también de este recurso. Esta red ya ha sido aprobada en dos comunidades del PP. Así, Galicia y Valencia han aprobado, gracias a la mayoría absoluta de los populares, una medida legislativa con la que crear redes de apoyo a mujeres embarazadas que, en el caso del Ejecutivo de Francisco Camps, incluye ayudas económicas a aquellas mujeres que opten por no abortar. En esa comunidad, además, se han aprobado subvenciones a grupos antiabortistas.

La convocatoria se conoce unos días después de que el encargado de los sacramentos en Roma, Antonio Cañizares, pronunciara unas polémicas declaraciones en las que consideraba el aborto un crimen peor que la pederastia, al referirse a los abusos a menores que se produjeron en escuelas católicas de Irlanda. Jaime Mayor Oreja respaldó esas palabras dentro de su estrategia para intentar frenar un trasvase de votos a Libertas.