«General Motors protagoniza la mayor quiebra industrial de la historia de EEUU»

A menos de 48 horas para la huelga general convocada por los sindicatos contra la reforma laboral el obispo de Ciudad Real ha querido unirse a las críticas de la izquierda y ha escrito una carta en la que asegura que esta modificación del mercado de trabajo recupera la “injusticia y explotación a los trabajadores” del pasado.

‘A vueltas con la reforma laboral’. Bajo este título, el obispo de Ciudad Real, Antonio Algora, firma un texto que se puede leer en la web de la diócesis manchega en la que arremete contra la política económica del PP, y en concreto, contra una reforma laboral que reduce «claramente» los derechos de los trabajadores y da poder a los empleadores para que «hagan y deshagan a su antojo» en el mercado laboral.

El prelado señala que la reforma del Gobierno de Mariano Rajoy olvida que el empleado es una persona que “tiene necesidades básicas” y “no es una mera fuerza de trabajo que se admite o despide unilateralmente y durante un largo periodo de tiempo, pues, en un año de provisionalidad en el empleo (esto es lo que dice la Ley), puede ocurrir de todo, desde una gripe a un suceso familiar al que hay que atender antes que a cualquier otra urgencia de la vida de la empresa”.

Las críticas del representante de la Iglesia católica en ‘tierras’ de María Dolores de Cospedal no cesan. Así, se pregunta si “¿de verdad no hay otras soluciones para crear puestos de trabajo? Parece mentira que a día de hoy tengamos que echar mano de usos del pasado que trajeron tanta injusticia y explotación a los trabajadores”.

El obispo de Ciudad Real, incluso, no ve “muy descabellado pensar que, en el río revuelto de la Crisis, están pescando los más poderosos sin contar con la opinión de la sociedad”.

Una carta con la que el prelado pone contra las cuerdas a la secretaria general del PP que, también es la presidenta de Castilla-La Mancha, que ve como un sector de la Iglesia se levanta como una de las principales medidas económicas del Gobierno en los casi 100 días que lleva Rajoy en La Moncloa.