Una grabación compromete al Rey Juan Carlos en el caso Nóos

Juan Carlos I
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El Rey Juan Carlos ofreció dos millones de euros a Manos Limpias, según publica El Mundo. Una grabación a la que ha tenido acceso el diario El Mundo implica directamente al Rey Emérito Juan Carlos I en un intento de ‘soborno’ para evitar que su hija, la Infanta Cristina, fuera condenada por el caso Nóos. Según esa grabación, un intermediario del Rey se puso en contacto con Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias, para ofrecerle dos millones de euros “en cash” y, aparte, todos los gastos que haya habido y que sean del juicio, pagados, a cambio de que la letrada del sindicato, Virginia López-Negrete, retirase la acusación contra la Infanta Cristina.
 
El diario El Mundo ha tenido acceso a esta información gracias a una grabación del encuentro que mantuvieron Bernad y López-Negrete, donde el líder del sindicato le expuso a la abogada el ofrecimiento que le hizo el intermediario del Rey Juan Carlos, Íñigo Cotoner de Martos, marqués de Mondéjar.
 
“Entonces, me hace la siguiente propuesta del Rey Emérito” comienza Bernad, “¿De Juan Carlos?”, le interrumpe sorprendida López-Negrete. “De Juan Carlos”, confirma Bernad.
 
“Me dice lo siguiente: el ofrecimiento… Lo he apuntado todo […] el ofrecimiento son dos millones de euros y, aparte, todos los gastos que haya habido y que sean del juicio, pagados […] Por lo tanto, serían los dos millones y lo que sean, 300 o 400.000 euros”. Tras el concepto de la oferta, el intermediario, el marqués Cotoner de Martos, le aseguró que el pago se realizaría en metálico “para que no hubiera ningún rastro”.
 
El intermediario, asegura Bernad, le propuso este método para “no comprometer a nadie, ni a ellos mismos. Si esto se acepta, hay que hacerlo de la forma más discreta y hay que hacerlo para que no quede rastro”.
 
Sin embargo, la abogada del caso Nòos, Virginia López-Negrete, respondió a la oferta con un “no rotundo”. “Son unos sinvergüenzas, ¡qué hijos de puta! Nos quieren despachar con dos millones de euros”, clamó la letrada antes de denunciar que si aceptan el ofrecimiento “se nos van a echar encima los medios de comunicación diciendo ‘estos tíos han trincado’”.
 
Bernad afirmó que para evitar ese desprestigio, su interlocutor le había ofrecido la ayuda del Grupo Godó (La Vanguardia), además de asegurarle que los únicos periódicos que el monarca y sus intereses no controlaban eran sólo “minorías”. Algo que no se cree López-Negrete, quien afirma que “periódicos de izquierdas no controlan ni uno”.
 
El líder de Manos Limpias, el señor Bernad, insistió en que tanto el escándalo por la retirada de la acusación como el éxito de conseguir condenar a la Infanta “solo duraría uno o dos días”, algo que fue replicado por la abogada: “O toda la Historia”, en referencia a una condena a la Infanta Cristina.
 
Manos Limpias mantuvo finalmente la acusación y sentó a Cristina de Borbón en el banquillo.