Pedro Sánchez se la juega lanzando un órdago a los barones críticos del PSOE

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El secretario general no rehúye el conflicto mientras el Partido Popular saca, literalmente, las palomitas. La ejecutiva permanente del PSOE está reunida desde las 10:30 en Ferraz para analizar lo acontecido en las elecciones vascas y gallegas, y decidir el futuro a corto plazo del partido, que tras los resultados de ayer ha quedado debilitado. Las lecturas de casi todos los medios y políticos es que lo de ayer fue el vía crucis de Pedro Sánchez, que aspiraba a un domingo de resurrección. Sin embargo, tampoco un cambio de estrategia del PSOE hubiera asegurado mejor resultado. Es más, en Euskadi es probable que una abstención de Sánchez a Rajoy hubiera sido aún más penalizada que la negación actual.
 
En cualquier caso, en esa calle de Madrid (Ferraz), el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado a la Ejecutiva permanente del partido su intención de convocar el Congreso del partido en diciembre y unas primarias el 23 de octubre, una semana antes de que concluya el plazo para poder presentar una posible investidura. Una huida hacia delante en toda regla del secretario general socialista.
 
12 de los 26 miembros de la ejecutiva que a estas horas permanece reunida son críticos, dicho de manera elegante, con Pedro Sánchez, que aun así prosigue su camino de supervivencia. El líder socialista parece haber leído e interiorizado a Epicuro, quien aseguraba que «la muerte es una quimera, pues cuando yo estoy, ella no está; y cuando ella está, yo no”. Sánchez parece ir sin miedo, a pecho descubierto y con el apoyo de la militancia, a un Comité Federal donde la tensión podrá cortarse con los cuchillos que, metafóricamente, llevarán los críticos.
 
Sin embargo, la actitud y el órdago de Sánchez puede que sea un farol. El caso es que está obligando a los contrarios a ‘retratarse’ y a posicionarse en lugares no sencillos. En la sala del Comité del sábado habrá quienes defiendan la abstención, pero, ¿y qué pasa con los presupuestos que vendrán después?. Ante eso nadie responde.
 
Lo que sí van haciendo los miembros del PSOE es ir tomando posiciones.
 
Eduardo Madina, el rival que cayó derrotado por Sánchez en las anteriores primarias, está en contra de la convocatoria del Congreso. Muchos miembros del PSOE llevan tiempo diciendo que el asunto interno debe aclararse una vez se concrete el institucional.
 


Sin embargo, Pedro Sánchez ha podido recibir el apoyo de algunos miembros afines, aunque de manera muy taxativa e implícita. Andoni Unzalu, asesor de Patxi López, cercano al secretario general, se ha quedado a gusto.
 


Ante el panorama de división interna hecha explícita, pues algunos miembros como Antonio Miguel Carmona han sugerido la dimisión de Pedro Sánchez asegurando que “yo dimitiría”, el Partido Popular se frota las manos. El goce en los populares es tal que en las últimas horas se ha permitido entrar a ‘vacilar’ al PSOE. Ayer fue el retuit de un mensaje antiguo de Sánchez en el que decía: “vaya paliza me están dando”.
 


Y en la jornada de hoy, tras el tuit de Eduardo Madina, lo ha retuiteado adjuntando el símbolo de las palomitas. Tuit que ha borrado posteriormente.