Las autonomías aportan ya el 80% de las ayudas a la dependencia ante la dejadez del Gobierno

Dependencia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Observatorio Estatal de la Dependencia constata que de los 8.500 euros que recibió un dependiente en 2015, 7.000 euros fue aportado por las CCAA y 1.500 euros por el Gobierno. La sospecha que recorría al Observatorio Estatal de la Dependencia se ha hecho realidad, gracias a los datos aportados por las comunidades autónomas: el Gobierno de Mariano Rajoy se desentiende del gasto en dependencia y éste recae, mayoritariamente, sobre las regiones. Según los documentos oficiales suscritos por las respectivas Intervenciones Autonómicas, el 81,9% del gasto público en esta materia fue aportado en 2015 por las CCAA; el 18,1% por la Administración General del Estado.
 
“Finalmente, los datos oficiales obtenidos, confirman lo que veníamos denunciando a partir de estimaciones. La Ley establece que el Sistema debe ser financiado -en su gasto público- a partes iguales (50%) por la Administración General del Estado y las Comunidades Autónomas. La realidad es que la Administración General del Estado aportó en 2015 sólo el 18,1 % del gasto público frente al 81,9% de las CC.AA”, denuncia el Observatorio Estatal de la Dependencia.
 
Una situación que, después de que el recorte acumulado en estas políticas ascienda a “más de 2.865 millones de euros”, tal y como se reconoce en el Plan de Estabilidad y en los Planes de reformas remitidos a Bruselas, deja “en una encrucijada de muy difícil salida” a las regiones. Unas comunidades autónomas que, como recuerda el Observatorio, “son ellas las que deben responder ante las personas dependientes”.
 
De esta manera, de los 6.256 millones de euros que se dieron en las certificaciones anuales (a excepción de País Vasco y Navarra), la aportación que ha realizado el Ejecutivo de Rajoy para las regiones fue de 1.130 millones. Lo que traducido a cada beneficiario sería: de los 8.500 euros al año que recibió en 2015, 7.000 euros fue aportado por las CCAA y la Administración General del Estado se hizo cargo de “solamente” 1.500 euros.