Urkullu no ve el gobierno alternativo de Sánchez

Iñigo Urkullu, lehendakari
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El lehendakari considera que ni Mariano Rajoy ni Pedro Sánchez están en disposición garantizar la estabilidad necesaria. Iñigo Urkullu apura la campaña electoral del mismo modo que la empezó. Nada se ha salido de su control, y con moderación ha conseguido aplacar la ilusión de unos partidos – EH Bildu y Podemos – que no han conseguido polarizar el voto con el PNV. Porque tampoco estaba claro si esa estrategia era rentable.
 
El candidato del Partido Nacionalista Vasco ha estado en la cadena SER donde ha repasado el contexto político vasco y el nacional. Es en este último donde ha dejado frases lapidarias, como que “España necesita un gobierno sólido, fuerte y estable. No un gobierno de aventuras para salir del paso que suponga una legislatura breve”, en referencia al posible intento de Pedro Sánchez de aunar los votos de Podemos y los partidos nacionalistas.
 
No obstante esto no quiere decir que Iñigo Urkullu prefiera un gobierno liderado por el PP. El candidato a la lehendakaritza sostiene que Mariano Rajoy “no es una garantía de estabilidad” y además no cree en él. “Se nos hace muy difícil creer en el PP, cuando además ya no tiene mayoría absoluta, y ha pactado con un partido, Ciudadanos, que le ha puesto el veto de dialogar con los nacionalistas”, lamenta.
 
A pesar de la falta de gobierno, Iñigo Urkullu asegura que no siente ninguna responsabilidad ante unas hipotéticas terceras elecciones, ya que son la séptima fuerza del Congreso. Aun así admite no querer ese escenario porque le gustaría “que alguien nos llamara para dialogar, no para pedir mis votos”. Eso sí, un apoyo del PNV no saldrá gratis: “Dar un voto por darlo, y que además no repercuta en la estabilidad, no. No lo haremos”. Para ello prioriza la agenda vasca del candidato que decidiese presentarse a la investidura.
 
La fórmula favorita del líder del PNV son los pactos de Estado. El partido vasco considera que sólo a través de ellos España conseguiría la estabilidad.