Page calienta el Comité Federal del PSOE y acusa a Sánchez de criminalizar a los barones

Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Castilla-La Mancha denuncia el “juego de confesionario” de Pedro Sánchez en el que “no tiene sentido que llame a los dirigentes territoriales y luego nos criminalice” Si la brecha interna en Podemos está más que abierta que nunca entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, la situación en el PSOE no se diferencia en nada con la formación morada. Al contrario: se agranda aún más. Algo que se aprecia en la relación entre los barones territoriales y Pedro Sánchez. Unas diferencias que se podrán manifestar en el Comité Federal del 1 de octubre que celebrarán los socialistas y que se avecina intenso. Y más tras leer las palabras del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que ve en Sánchez un intento de criminalizar a estos líderes autonómicos.
 
“No tiene sentido que llame a los dirigentes territoriales y luego nos criminalice. Es mejor que hablen ya los militantes, y así no nos hacemos daño unos a otros”, ha afirmado García-Page e n una entrevista en El Huffington Post. Una táctica que ha presenciado en su secretario general que el manchego define de “juego de confesionario” y que, por su parte, “no se va a volver a repetir” porque le “parece absurdo”.
A pesar de las amplias distancias que separan a Sánchez y a García-Page, el presidente autonómico ha afirmado que está “dispuesto a hablar con Pedro Sánchez de manera leal y discreta” todas las veces que se lo pida, aunque lleven “meses sin hacerlo”. Una disparidad de criterios que tienen que ver por el devenir del PSOE en este bloque institucional.
 
Para García-Page, el desconcierto es total e incluso se autodefine como “un auténtico ignorante de lo que Pedro Sánchez piensa hacer”. Lo que sí tiene claro el presidente de Castilla-La Mancha es que el PSOE “no puede gobernar a cualquier precio ni dar la impresión de que entrar en La Moncloa” es su “único objetivo”.
 
Una visión que tiene mucho que ver con los rumores que sitúan a Sánchez negociando con Podemos y junto a los independentistas catalanes para ser el nuevo presidente del Gobierno. “No tiene sentido vender nuestros principios o traicionar nuestro código ideológico”, ha aseverado. Por ello, García-Page ha asegurado que no está “dispuesto a que para evitar unas terceras elecciones” el secretario general de su partido sea “candidato cuestionando la Constitución o la soberanía nacional” porque “eso sería hacer que mande Homs o Puigdemont en La Moncloa”. 
 
Es por eso, para evitar cualquier disputa entre barones y Ferraz la solución que ve el líder territorial es que los militantes “hablen ya”. Una oportunidad que espera García-Page así como que “el debate interno del partido va a llegar” y “van a hablar los militantes, uno a uno y en secreto”. Y todo con los vientos de Susana Díaz amenazando la secretaría general que, a ojos del presidente manchego, “no es descartable” que la elección sea entre Sánchez y la presidenta de la Junta de Andalucía.