Colombia ofrece su ayuda en el proceso de paz en Euskadi y Margallo responde que “no hace falta”

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Juan Manuel Santos se ha ofrecido a poner su granito de arena en todos los conflictos existentes, incluido el vasco. Colombia votará el próximo 2 de octubre el acuerdo alcanzado por el gobierno liderado por Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC. El pueblo colombiano decidirá si acepta o no un acuerdo que, entre otras cosas, apuesta por la reinserción política y social de la guerrilla. Si este pacto queda refrendado, las FARC pasará a contar con representación en el parlamento del país y muchos de los encarcelados por relación con la guerrilla – no los delitos de sangre – pasarán a estar en libertad.
 
Un acuerdo histórico alcanzado en La Habana bajo la supervisión de los gobiernos cubanos, noruegos y chilenos, y que ha recibido las alabanzas de toda la comunidad internacional. El propio secretario general de la ONU, Bank Ki-Moon se ha deshecho en loas hacia “el coraje y liderazgo” de Juan Manuel Santos, que ha presentado en la Asamblea de las Naciones Unidas la copia original del acuerdo.
 
El acuerdo se firmará – que no refrendará – el próximo lunes, en un acto solemne que contará con representantes de muchos países, entre ellos España. De hecho, el Ejecutivo de Mariano Rajoy, que ha valorado muy positivamente el acuerdo alcanzado entre las FARC y el gobierno colombiano, ha confirmado que enviará a la cita a representantes de índole mayor.
 
No obstante, por muy positiva que haya sido la nota dada al acuerdo, el gobierno español no está dispuesto a recibir la ayuda de Juan Manuel Santos para avanzar en el proceso de paz en Euskadi. Y eso que el presidente colombiano se ha ofrecido a poner su “granito de arena” en el proceso vasco, tal y como han recogido las cámaras de EITB.
 
El gobierno de España, en voz del ministro de exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, ha agradecido el gesto de Santos, pero le ha respondido que “no hace falta”. García-Margallo considera que las situaciones no son similares, por lo tanto cree que la ayuda de Colombia no sería tan relevante para el proceso. “En Colombia nos hemos encontrado con una Guerra Civil. Intentar buscar paralelismos entre el conflicto de ETA y el conflicto colombiano es perder la perspectiva” ha asegurado el ministro de exteriores en funciones.