Maillo minimiza los daños del escándalo Soria: “El PP ya está en otras cosas»

Fernando Martínez-Maillo, vicesecretario general de Organización del PP
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El vicesecretario general de Organización del PP cree que la oposición se debe conformar con que Guindos comparezca en comisión y no en pleno. Fernando Martínez-Maillo, vicesecretario general de Organización del PP, aseguró en RNE que lo que está haciendo Pedro Sánchez con su ronda de contactos con los distintos partidos políticos es “un teatrillo” del que “la gente está cansada”  y que “contribuye a la ceremonia de la confusión” y no a la formación de gobierno.
 
Considera el representante del Partido Popular que Sánchez “está buscando un imposible” que “no puede acabar bien” y destaca que “parece que lo que está buscando es que los ciudadanos no le señalen como culpable de unas terceras elecciones”. Reprochándole que “solo le importa la política interna y no los intereses de los españoles”. Aunque cree que todavía hay tiempo para rectificar y anuncia que el PP lo seguirá intentando.
 
Sobre la decisión del ex ministro José Manuel Soria de renunciar a un cargo en el Banco Mundial para el que el Gobierno le había propuesto y que tanta polémica ha provocado, dice Maillo que “rectificar es de sabios” y que es evidente que «las cosas se podían haber hecho mejor» y recuerda que hay peticiones de comparecencias en términos parlamentarios que es donde debe dilucidarse esta cuestión.
 
Cuando le preguntan si alguien en el Gobierno debería asumir responsabilidades políticas por esta controvertida designación, Maillo se limita a recordar que el ministro de economía, Luis de Guindos dará las explicaciones pertinentes la próxima semana, para después reconocer que el PP “ya está en otra cosas” y recordar que Soria “es el ministro que más ha conjugado el verbo dimitir”.
 
Recalca que la comparecencia del titular de Economía será en comisión será la próxima semana, ya que considera que comparecer en pleno sería un despropósito, ya que sería la primera vez que tendría que comparecer un ministro en pleno por un nombramiento, acusando a la oposición de falta de mesura y desproporción a la hora de realizar el control parlamentario a un gobierno en funciones. 
 
También resta importancia a las críticas internas que ha habido por la designación  de Soria y hace notar que en el comité ejecutivo nacional del PP inmediatamente posterior a la sesión de investidura “no hubo ni una palabra de crítica”, proclamando que lo que hay es “una unión en torno al presidente muy importante y a partir de ahí es normal que algún dirigente pueda cuestionar o no estar de acuerdo con alguna decisión del Gobierno”.