Los sindicatos piden a Colau que recupere los servicios contra la violencia machista externalizados

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

CCOO y UGT aplauden las últimas remunicipalizaciones, pero recuerdan que aún quedan varios servicios relacionados con la violencia machista en manos externas. No es suficiente. Eso es lo que piensan los sindicatos ante las nuevas remunicipalizaciones que ha llevado a cabo el Ayuntamiento de Barcelona. A pesar de que UGT y CCOO celebran que el Gobierno de Ada Colau haya acogido algunos servicios que estaban en manos externas, las organizaciones recuerdan que aún queda trabajo por hacer. Sobre todo en materia de lucha contra la violencia machista.
 
Tal y como recoge El País, en la Mesa General de Negociación, los sindicatos lanzaron una pregunta muy concreta al Ejecutivo de Colau: ¿por qué otros servicios relacionados con la violencia machista aún no han sido recuperados? Según fuentes del Consistorio, la respuesta tiene que ver con la complejidad del proceso de remunicipalización al ser necesario mirar “caso por caso” cada acción.
 
Las principales demandas que reclaman los sindicatos tienen nombre y apellido: UGT y CCOO instan a la remunicipalización del Servicio de Acogida de Urgencia por Violencia Machista, el Servicio de Atención Socioeducativa de la Agencia ABITS y el Centro de Urgencia y Emergencias sociales de Barcelona. “Nos hacen falta meses y meses para analizar cada caso”, detallaron fuentes municipales a El País por lo que, el procedimiento natural, que intenta aprovechar el Consistorio consiste en recuperar la gestión cuando los contratos de la licitación finalizan y así no tener que compensar a la empresa.
 
Por el momento, Colau ejecutará este 1 de octubre la remunicipalización de las 24 trabajadoras del Servicio de Puntos de Información y Atención a las Mujeres y las 37 trabajadoras del Servicio de Atención, Recuperación y Acogida, así como a las 31 profesoras de las tres guarderías que se abrieron ya externalizadas durante el pasado mandato y que han vuelto a manos públicas la semana pasada. A su vez, el Ejecutivo tiene previsto absorber también a una parte de los trabajadores de la cadena de televisión municipal, BTV.