Sánchez intentará sumar a Podemos y Ciudadanos en un pacto de investidura, según la Ser

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El socialista pretende aprovechar el temor de los ‘nuevos partidos’ a la repetición de las elecciones. Pedro Sánchez está resultando ser un gran estratega. Si en enero parecía estar haciendo – o le hacían a él –  las maletas de Ferraz para mudarse a su casa, el secretario general del PSOE ha conseguido llegar a septiembre con opciones de hacer las maletas pero para situarlas en la Moncloa. Según apunta esta mañana la cadena SER, Pedro Sánchez intentará lograr un pacto de investidura con Podemos y Ciudadanos sobre la base del documento que firmaron socialistas y naranjas en el mes de febrero, cuando Sánchez intentó la primera investidura.
 
El secretario general del PSOE, que inició este martes la ronda de consultas con las diferentes formaciones políticas, ha decidido buscar el apoyo de los ‘nuevos partidos’, sabedor que ambas formaciones, la de Rivera y la de Iglesias, temen que una nueva convocatoria electoral dilapide todos los apoyos obtenidos en los anteriores comicios. Por eso va a ofrecer un acuerdo de investidura, y no de gobierno, en aras de que Rivera e Iglesias no se bloqueen entre sí.
 
De hecho, según fuentes socialistas que cita la información, en la conversación de 20 minutos que Sánchez e Iglesias mantuvieron durante la jornada de ayer, el líder de Podemos no sugirió ninguna condición previa a la negociación, como si hiciera en marzo. Desde Ferraz destacan la coincidencia de ambos líderes en que lo que necesita España es un Gobierno que desarrolle un programa de “justicia social y regeneración democrática”, por eso piden a Iglesias que hable, sin vetos, con Ciudadanos.
 
 Esta posición no ha sentado nada bien dentro de determinados sectores críticos de su partido, que mayoritariamente abogaban por una abstención socialista ante la investidura de Rajoy. La federación crítica principal es Andalucía, que observa con cierto recelo estos movimientos de Pedro Sánchez, informa la SER. No obstante, desde la dirección nacional recuerdan a estas federaciones que Sánchez está haciendo simplemente lo mismo que hicieron los barones socialistas que no tuvieron mayoría en sus territorios en las elecciones municipales y autonómicas, como es el ejemplo de Susana Díaz en Andalucía, que acabó encontrando, tras mucho buscar, el apoyo de Ciudadanos.
 
De esta forma, si se cumpliese el objetivo de Pedro Sánchez, el PSOE apostaría por gobernar el país con ‘solo’ 85 escaños, que no representan ni un cuarto de la cámara. La ilustre diputada socialista, Margarita Robles, ha asegurado en Los desayunos de TVE que esta información de la cadena SER «no se corresponde con la realidad».