UGT pasa a la acción contra el TTIP

No al TTIP
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El sindicato empieza una campaña para tratar de concienciar a la población contra el tratado de libre comercio entre Estados Unidos y la UE. La Unión General de Trabajadores se suma a la lista de los que en los últimos días han criticado con vehemencia el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP), que desde hace tiempo se lleva negociando entre Estados Unidos y la Unión Europea. A decir verdad, críticos con este tratado los ha habido desde el mismo día en que se supo lo que se estaba negociando en secreto, pero no ha sido hasta estas últimas semanas que políticos europeos de renombre y con poder de decisión– véase Sigmar Gabriel – han anticipado el “fracaso” de las negociaciones porque la voluntad estadounidense, dicen, dista mucho de la europea. No obstante, desde Estados Unidos y varios jefes de Estado – véase Ángela Merkel – han asegurado que el TTIP no será ningún fracaso y que se seguirá negociando.
 
UGT ha decidido que durante las próximas dos semanas llevará a cabo una campaña “7 (de las muchas) razones para decir #NoalTTIP” con la que busca concienciar a la población sobre losriesgos que conlleva su aprobación y “desmontar algunas de las bondades que nos han trasladado sobre el mismo”, destaca el documento. El sindicato facilitará para ello informes individualizados donde ampliará “las 7 razones” por las que considera que no hay que apoyar el TTIP. Por ejemplo, el informe sobre salud ya está publicado.
 
UGT asegura que el tratado está hecho por y para las grandes empresas, que piensan en salvaguardar y explotar sus intereses en detrimento de los derechos de los trabajadores, ciudadanos y consumidores. “Por un lado, rebaja el nivel de exigencia de la legislación europea en materia laboral, medioambiental o de salud y, por otro, abre la puerta al neoliberalismo económico más despiadado con la posibilidad de que la desregulación sea posible en todos estos ámbitos” denuncia el escrito compartido por UGT.
 
De este modo, el sindicato lamenta que el reglamento europeo pase del “principio de precaución” a uno mucho menos precavido. La legislación americana es mucho más laxa que la española y considera, por ejemplo, que una sustancia es saludable mientras no se demuestre lo contrario. En Europa hasta ahora eso ha sido impensable, pues la industria debe demostrar que el producto o alimento es seguro antes de comercializarlo. Sin embargo, la seguridad alimentaria pasaría a un segundo plano si se aplicase el TTIP.
 
Además, UGT asegura que el TTIP ignora a las pymes, que representan el 90% del tejido industrial español, y la Denominación de Origen, que este acuerdo pretende eliminar. La ‘abolición’ de la Denominación de Origen provocaría, sin duda, una crisis galopante en la mayoría de las zonas rurales de España que viven de ella.  
 
No obstante, esas medidas no son las únicas criticadas de este acuerdo tan opaco. Por ejemplo, UGT denuncia “que se han introducido mecanismos extraños para preservar los intereses de las grandes corporaciones frente a los estados, como tribunales especiales en los que las grandes empresas podrían llegar a demandar a los gobiernos para cuestionar regulaciones que garanticen derechos sociales, laborales o de protección del medio ambiente si esas legislaciones limitan o perjudican las inversiones primando así la inversión por encima de los derechos sociales y laborales consolidados y garantizados por regulaciones nacionales y tratados europeos”.
 
La Unión General de Trabajadores comienza así una campaña de sensibilización que acabará a la par que grandes movilizaciones contrarias al TTIP organizadas las próximas semanas en varias capitales europeas.