Así se mofaba Rajoy del intento de investidura de Sánchez

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El presidente del Gobierno cargó con dureza contra el líder del PSOE en marzo, al que reprochó que se presentara a la investidura sin los apoyos suficientes. Mariano Rajoy se enfrenta esta tarde al debate de investidura. Y lo hace sin los apoyos suficientes. Los acuerdos con Ciudadanos y Coalición Canaria no servirán de nada en caso de que el PSOE y los nacionalistas no muevan ficha. Un escenario que abocará al líder del PP a fracasar tal y como ya le pasó a Pedro Sánchez en marzo. Un intento de investidura del que se mofó el propio Rajoy.
 
El presidente del Gobierno en funciones se despachó a gusto con el secretario general del PSOE en el debate de investidura del pasado 2 de marzo. “Comedia”, “farsa” o “vodevil” fueron algunos de los calificativos que el dirigente popular dedicó a la candidatura de Sánchez y a las negociaciones que el socialista había protagonizado para contar, al final, únicamente con el apoyo de Albert Rivera y sus diputados. Los mismos que ahora darán su ‘sí’ a Rajoy.
 
“Se trata de una candidatura ficticia, irreal”, afirmó el líder del PP nada más subirse a la tribuna del Congreso desde la que recriminó al máximo responsable del Partido Socialista que rechazase “intentar articular una mayoría suficiente” por “planes particulares”. Tras afear a Sánchez que no moviera “un dedo” para formar Gobierno, Rajoy afirmó que “a lo mejor usted pretende que alguien se lo regale hoy”.
 
“Lo que pretende hacernos creer el señor candidato (Pedro Sánchez) es que, si hoy España no tiene gobierno, si no se completa una mayoría, si él no es elegido Presidente, será por culpa de todos los demás, que son los malos”, criticaba el jefe del Ejecutivo en funciones desde la tribuna, que ironizaba con el pacto suscrito entre Sánchez y Rivera y lo rebautizaba. “Toda esta representación ha venido precedida de otra no menos teatral y altisonante. Me refiero a la solemnísima firma de un acuerdo de muy limitada relevancia, pero que se ha presentado sin el menor sentido del ridículo con una escenografía que nos hacía pensar que estábamos ante una página histórica de dimensiones sólo comparables al Pacto de los Toros de Guisando”. Rajoy llegó a señalar que se estudiará este pacto en los colegios como se hace con los Pactos de la Moncloa.
 
Los tiempos utilizados por el secretario general del PSOE en su intento de investidura también tuvieron su espacio en la intervención del líder del PP el pasado marzo. “Ha consumido el mes en postularse para un puesto a sabiendas de que no reunía las condiciones para obtenerlo”, reprochó Rajoy a Sánchez. Y es que, para el dirigente popular el socialista se presentaba para la Presidencia sin Gobierno y sin apoyos, “esperando que los demás le arreglen lo que usted no ha querido arreglar, porque su Señoría estaba pensando en algo que le importa mucho más: su propia supervivencia”.
 
Incluso, llegó a recordar que, según la Constitución, el candidato a la investidura se tiene que presentar con los apoyos suficientes para sacar adelante esta votación de confianza. Algo que ahora Rajoy tampoco tiene. “No tiene gobierno, carece de suficientes apoyos, y nos expone un programa que no sabemos si considerar un simple trámite de la investidura, un intento de echar las redes para ver qué sale, o un adelanto de su propio programa electoral”, sostuvo hace seis meses el popular ante un discurso, el de Sánchez, que ahora le toca a a él.

Antes de bajarse de la tribuna Rajoy comparó tildó de bluff el intento de investidura de Sánchez. “El diccionario de la Real Academia define la palabra ‘bluf’ como «montaje propagandístico para crear un prestigio que posteriormente se revela falso. Me parece que está bien descrito”.