La comunidad educativa y sanitaria coincide en que el acuerdo PP-Ciudadanos sólo “blinda” las políticas de Rajoy

Mariano Rajoy durante la firma del acuerdo con Ciudadanos
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La Marea Blanca y Verde considera que el documento está rodeado de palabras vacías y de “propuestas ambiguas” que no solucionan los grandes problemas de la sanidad y la educación. Los colectivos siguen valorando el pacto entre PP y Ciudadanos. Si la semana pasada los jueces desaprobaban las medidas anticorrupción  que planteaban ambos partidos, el turno ha recaído en la comunidad educativa ysanitaria. Y la conclusión es clara. Tanto la Marea Verde como la Marea Blanca ven únicamente “propuestas ambiguas” o un “brindis al sol” que no cambia nada, sino todo lo contrario: apuntala las políticas llevadas a cabo por el Gobierno de Mariano Rajoy.
 
La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), después de leer las medidas relacionadas con su ámbito, considera que detrás no existe una intención real de frenar y revertir los males que han rodeado a la sanidad en los cuatro años y medio de Ejecutivo de Rajoy sino continuar por el mismo camino. De hecho, en alguna de las propuestas, se “podría esconder el interés de favorecer una mayor privatización del sistema sanitario”.
 
Algo que también sucede en la educación. Según la Plataforma Estatal por la Educación Pública la idea de “congelar el calendario de implementación de la LOMCE” son sólo palabras vacías al ver que esta ley “ya está implantada en todas las etapas educativas, en Primaria, en Secundaria, y en Bachillerato”. “Por lo tanto, decir que se van a congelar aquellas cuestiones que no hubiesen entrado en vigor es claramente un brindis al sol, que no compromete a nada, y que en todo caso, blinda la implantación de la LOMCE”, ha valorado Francisco García, portavoz del colectivo, en palabras a la Cadena SER.  
 
Una ambigüedad que aprecia la Marea Blanca donde las propuestas están “abiertas a múltiples interpretaciones y desarrollos” y en las que no se “resuelven los cinco problemas principales de nuestro sistema sanitario, que a nuestro entender son, las exclusiones sanitarias, una financiación insuficiente y no finalista, la privatización progresiva del sistema sanitario, los recortes en el sistema sanitario público y el excesivo gasto farmacéutico”.
 
De hecho, la Plataforma Yo Sí Sanidad Universal, colectivo que defiende la inclusión de todos los inmigrantes en el sistema sanitario, secunda la afirmación de la FADSP: “¿Qué va a pasar con los extranjeros residentes no nacionalizados?”, se pregunta su portavoz Marta Malo en la SER. Para la asociación, las medidas incluidas en el pacto PP-Ciudadanos “no suponen ningún avance en la recuperación de la sanidad universal” al ver que en el texto no se habla de extranjeros, tengan o no papeles, sino de “ciudadanos”. Una palabra que, como recuerda Malo, “ya aparecía en el decreto de exclusión sanitaria”.
 
Por su parte, la Marea Blanca también tira de hemeroteca para “no olvidar” que “ni PP ni Ciudadanos han defendido la cobertura universal y el acceso sin barreras económicas las prestaciones farmacéuticas”, por lo que el apartado 44 del documento –el encargado de hablar de la universalidad y el copago- se queda en “una declaración de principios” vista la falta de “concreción”.
 
Los otros puntos que hablan de la situación sanitaria del país tampoco son alentadores para la FADSP que ve. Es el caso del apartado 45 –dedicado a la creación de un fondo sanitario- y del 46 –que habla de recuperar progresivamente el gasto por habitante-: sobre el primero de estos (a pesar de que “son positivos”) recae una insuficiencia en el gasto y sobre el segundo la Marea Blanca ve una misión “imposible de conseguir si no se garantiza una financiación finalista de la sanidad”.
 
En la disección realizada por el colectivo que defiende la sanidad pública el apartado 47 –el cual busca abordar las listas de espera- y el 52 –acceso a la tecnología– “también” encuentran palabras “genéricas e inconcretas”. “Podrían esconder el interés de favorecer una mayor privatización del sistema sanitario”, sospecha la FADSP en un comunicado.
 
No obstante, si entre las 10 propuestas dedicadas a la sanidad se habla de recuperar progresivamente el gasto sanitario, en educación el escenario resulta menos optimista (aunque la Marea Blanca desconfía de dicha intencionalidad): “Tampoco hay compromiso alguno de revertir los recortes”, ha criticado la Plataforma Estatal por la Educación Pública.
 
Un ‘tijeretazo’ que se ha dejado por el camino a los 32.000 profesores que se han perdido y que no se habla de recuperarlo. Pero el Plan de Estabilidad Presupuestaria planea un futuro aún peor para la comunidad educativa al temer que cualquier avance o recuperación en la educación pública “quede invalidado” por el “compromiso de cumplir” lo marcado en dicho plan, algo que ya se avecina con un futuro “recorte de 4.000 millones hasta 2019, según el colectivo.