Defensores de la sanidad pública ven “insuficientes” las medidas acordadas entre PP y Ciudadanos

Utensilios médicos
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública asegura que este pacto no evitaría el deterioro sufrido por la Sanidad Pública. El documento firmado por el Partido Popular y Ciudadanos parece estar dejando más insatisfechos que satisfechos. Al menos en el campo de la Sanidad, donde ya son varias las organizaciones que han mostrado su rechazo a las medidas relativas a la salud acordadas por populares y ciudadanos. Según la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), esas medidas son “ambiguas e insuficientes para abordar la situación de recortes y deterioro que ha sufrido la Sanidad Pública”.
 
Del acuerdo “150 compromisos para mejorar España”, 10 puntos se refieren al Sistema Nacional de Salud. La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública ha querido valorarlos:
 
Sobre el punto 44 del acuerdo, que habla de la universalidad y de que el copago no sea una berrera de acceso en los medicamentos, la FADSP afirma que “está bien como declaración de principios pero sigue ausente de concreción con lo que finalmente puede quedarse en mantener la situación actual o en un cambio (a mejor o incluso a peor), porque conviene no olvidar que ni PP ni Cs han defendido la cobertura universal y el acceso sin barreras económicas las prestaciones farmacéutica”.
 
Los puntos 45 (creación de un fondo sanitario) y 46 (recuperar progresivamente el gasto por habitante) la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública los considera positivos, pero pecan de “insuficientes”. Según la FADSP, el punto 46 “parece imposible de conseguir si no se garantiza una financiación finalista de la Sanidad.
 
Los siguientes puntos, la Federación los cataloga como inconcretos y genéricos. El punto 47 versa sobre la reducción de las listas de espera, el 49 sobre el reconocimiento del trabajo de los profesionales, el 50 sobre la reparación de personas afectadas por talidomida y el 51 sobre la mejora de la asistencia en zonas rurales. FADSP asegura que son buenas ideas, pero tan abiertas que su ejecución no es segura.
 
En el caso del punto 53, que pide la aprobación de una ley que regule políticas que permitan una muerte digna, la Federación asegura que está bien pero que no entiende por qué no se abre el debate a la eutanasia.
 
En definitiva, la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública considera que las propuestas son “ambiguas, abiertas a múltiples interpretaciones y desarrollos, e insuficientes para resolver los 5 problemas principales de nuestro sistema sanitario, que a nuestro entender son, las exclusiones sanitarias, una financiación insuficiente y no finalista, la privatización progresiva del sistema sanitario, los recortes en el sistema sanitario público y el excesivo gasto farmacéutico”