Las metalúrgicas asturianas irrumpen en la campaña electoral

La candidata del PP al Principado de Asturias, Mercedes Fernández, ha mediado para que los presidentes de las divisiones españolas de Alcoa y Arcelor Mittal, así como el de Asturiana del Zinc se reúnan con el ministro de Industria, José Manuel Soria, para pedirle una solución a su elevada factura eléctrica.

“Queremos que el ministro (José Manuel Soria) conozca de manera directa la problemática de nuestra industria y garantice la sostenibilidad y viabilidad” de unas plantas que centran la actividad económica de regiones como la asturiana, han explicado fuentes de Alcoa a EL BOLETIN horas antes de verse con Soria en el Congreso.

Para estas siderúrgicas y productoras de aluminio y zinc, el recibo de la luz llega a suponer el 40% de los costes de su producción. Un ‘precio’ de los más altos de Europa y que minan la competitividad frente a nuestros rivales en el mercado del Viejo continente, alegan representantes de estas multinacionales.

Una problemática que ya está trayendo consecuencias para los empleos en esta región. Sólo en la planta que ArcelorMittal tiene en Gijón se está negociando la ‘salida’ de 191 trabajadores ante la caída en la producción que la dirección de esta acería esgrime ante los sindicatos.

Estos despidos, en plena campaña electoral en el Principado ha llevado a la candidata del PP a las elecciones asturianas del día 25, Mercedes Fernández, alias Cherines, a poner en contacto a estas empresas y al ministro, según aseguran desde las filas populares, con el único objetivo de fomentar “una solución”, “un acuerdo” al respecto.

Una mediación que choca con la decisión del actual presidente autonómico, Francisco Álvarez Cascos, de actuar con mano dura en los asuntos relacionados con la industria hasta tal punto que llegó a amenazar hace unas semanas al propio José Manuel Soria con llevar al Ministerio ante los tribunales para que libere 267 millones de euros de fondos mineros.